MADRID, 8 Dic. (EUROPA PRESS) –

La Cámara de los comunes de Reino Unido ha votado este lunes a favor de mantener las cláusulas más controvertidas en el proyecto de ley de mercado interior que podrían anular el acuerdo con la UE tras el Brexit y violar el Derecho Internacional, aunque el Gobierno de Boris Johnson ha asegurado que las abandonará si llega a un acuerdo con Bruselas.

En concreto, 237 legisladores han rechazado cinco enmiendas presentadas por la Cámara de los Lores que eliminaban las cláusulas controvertidas del proyecto de ley de mercado interno, frente a los 268 que se han mostrado a favor de la propuesta de la Cámara Alta.

La Cámara Alta había eliminado en noviembre estas disposiciones, que han causado revuelo en la UE, de la ley de mercado interno por considerar que violaba las leyes internacionales, aunque con la votación de este lunes la Cámara Baja ha decidido volver a introducirlas en el proyecto de ley.

Con esta decisión, el proyecto de ley de mercado interior volverá a la Cámara de los Lores para ser evaluada de nuevo esta semana en un proceso que se sucederá tantas veces como este órgano introduzca modificaciones al texto y que, por tanto, se podría alargar meses, tal y como informa ‘The Guardian’.

Las polémicas cláusulas permitirían al Gobierno británico reservarse el derecho de aplicar las normativas aduaneras incluidas en el acuerdo con la UE tras el Brexit para las mercancías que crucen desde Irlanda del Norte hasta Gran Bretaña, mientras que también permitiría al Reino Unido incumplir el compromiso de que cualquier transacción comercial entre la UE e Irlanda del Norte deberá cumplir con las regulaciones comunitarias sobre contribuciones estatales.

No obstante, también este mismo lunes, el Gobierno británico ha dejado abierta la puerta a abandonar estas cláusulas, que chocan con el Acuerdo de Retirada, para poder destrabar un pacto con la Unión Europea sobre la relación futura antes de la fecha límite del 31 de diciembre.

En un comunicado, el Gobierno de Boris Johnson ha subrayado que las discusiones entre Reino Unido y la UE aún continúan –este lunes ha viajado a Bruselas el ‘número dos’ británico, Michael Gove– y «se esperan las decisiones finales en los próximos días».

Por esto, «si las soluciones que se están considerando en esas discusiones se acuerdan», el Gobierno británico estaría dispuesto a «retirar la cláusula 44 de la ley de mercado interior, relativa a las declaraciones de exportaciones» así como a «desactivar» las cláusulas 45 y 47, respecto a las ayudas del Estado, «para que puedan ser usadas solo cuando sea conforme a los derechos y obligaciones de Reino Unido en virtud del Derecho Internacional».

Fuente: Europa Press