La Audiencia Nacional ha desestimado un recurso que solicitaba la nulidad del acuerdo para la mejora del empleo público firmado en 2017 presentado por la Asociación Nacional de Interinos y Laboral (ANIL). El recurso también reclamaba que los interinos de larga duración no tuvieran que someterse a una oposición para conseguir plaza fija. El fallo, del que ha informado CSI-F, supone un aval a ese acuerdo suscrito por este sindicato, CC OO y UGT con el entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para reducir la temporalidad en el empleo público.

Dos meses después de la firma del pacto, la ANIL presentó su recurso ante la Audiencia Nacional un recurso alegando que no había sido publicado, no contaba con informe previo de la Intervención General del Estado y discriminaba a los interinos de larga duración y al personal indefinido no fijo contratado antes del 1 de enero de 2005. Esta asociación, concretamente, se oponía a la obligación de que los interinos que durante mucho tiempo han prestado servicios a la Administración tengan que pasar por una oposición para acceder a la Función Pública como funcionarios de carrera. A cambio proponía la realización de concursos específicos de méritos, sin oposición. Para el personal indefinido no fijo, ANIL pedía una indemnización para los que no obtengan plaza.

La Audiencia Nacional rechaza estas peticiones. Sobre las indemnizaciones no se pronuncia y que cree que se trata de una cuestión el caso de la indemnización reclamada, sobre la que no se pronuncia por considerar que se trata de una cuestión ajena al pleito.

Los jueces entienden que el acuerdo de mejora del empleo público que se firmó en 2017 no requería publicación ni informe de la Intervención por no tener carácter normativo ni afectar directamente a la materia presupuestaria. «Su carácter vinculante depende de que finalmente sea asumido por las Cortes Generales», sostiene.

También considera que la pretensión de ANIL de que el personal interino de larga duración quede eximido de opositar no tiene base jurídica. Tanto la jurisprudencia del Constitucional como del Tribunal Supremo avalan «la preferencia por el sistema selectivo de oposición y el rechazo a las oposiciones restringidas».

Fuente: El País