/, Actualidad Económica, Cinco Días/Gigantes de la distribución marcan el ritmo hacia un modelo de negocio ‘pop-up’

Gigantes de la distribución marcan el ritmo hacia un modelo de negocio ‘pop-up’

Llegó para quedarse y triunfó. El modelo de negocio pop-up store, negocios temporales que pueden estar un determinado tiempo en un espacio y posteriormente en otro, llegó hace unos años, procedente, como siempre, del continente americano y ha cosechado tanto éxito en el mercado español que, cada vez más, son los sectores que se suman a este modelo de negocio. Y no solo triunfa en el sector del retail. En la actualidad, es muy fácil descubrir pequeños rincones que aparecen y desaparecen en cuestión de días o meses. Eso es parte del encanto de esta línea de negocio.

Esa magia que ronda entre de lo efímero y lo novedoso ha calado hondo y no puede achacarse la culpa sólo a la crisis y a la cantidad ingente de emprendedores que han surgido en la última década.

El precio para montar estos negocios es muy caprichoso. No hay cifras exactas ya que dependen del lugar donde se encuentren, la capacidad del local, cómo se armonice la decoración y el espacio… Lo que sí está claro es que “las pop-up suponen una inversión de capital menor a los puntos tradicionales de venta y generan un retorno de la inversión medible a corto plazo, a la vez que posiciona a la marca de una manera innovadora y exclusiva”, explica la directora creativa de Pop up Store Spain, Laura Moreno.

La duración del negocio depende, en gran medida, del objetivo que el empresario tenga en mente. Por el momento, desde la escuela de negocios, IEBS, no recomiendan que las tiendas tengan una durabilidad mayor a los seis meses.

Hasta las grandes cadenas de distribución, como Carrefour, se han sumado a esta moda, ya no tan moda, con el fin de ampliar sus beneficios anuales con la inyección de este activo de manera puntual. “Así ampliamos las ventas de determinados productos y convertimos nuestro Carrefest en un escaparate idóneo para dar a conocer nuevos productos”, explican desde Carrefour. Por ejemplo, la cadena de distribución francesa ha visto en España el filón que tiene entre los jóvenes los festivales de música para abrir supermercados pop-up. Y no lo ha hecho de cualquier manera, ha entrado por la puerta grande, en el BBK Live de Bilbao y en el Festival Internacional de Benicàsim (donde ya estuvo el año pasado), los dos monstruos de música con más solera del verano en el territorio español. ¿Nada mal, eh? Un pequeño espacio dentro del recinto con una amplia selección de productos para que la experiencia sea más agradable y cómoda. “En los espacios situados en los festivales, Carrefour ha ofrecido una amplia selección de productos, un surtido de más de 300 referencias entre las que se podía encontrar fruta, zumos, refrescos, helados, platos preparados y una amplia variedad de productos de Carrefour Bio”, explican desde la distribuidora.

Pero este no es un caso aislado en España. ¿Quién dijo que lujo y sofisticación no podían comprarse en tiendas pequeñas? La isla de Ibiza siempre es un atractivo turístico mundial, hecho que lo saben las grandes firmas, como Loewe, quien en este verano 2018 ha abierto su cuarta pop-up store en el Museo de Arte Contemporáneo de la Isla Blanca. En la actual temporada, la firma recoge dentro de su tienda una exposición temporal del artista Edmund De Wall. Para hacerla más atractiva, si es posible, la apertura coincidió con el lanzamiento de su nueva línea de gafas de sol, fabricadas en colaboración con Thélios. La pop-up permanecerá abierta hasta el 31 de agosto.

El sector de la restauración tampoco ha querido quedarse en línea de salida. Por ello, Heineken ha llegado a la meta y a abierto córners permanentes, en varias ciudades europeas, y el Heineken Pop-Up Bar. Un espacio perfecto para el afterwork de empresarios y clientes. Otro ejemplo sería Germinal en el Hotel de las Letras de Madrid.

Fuente: Cinco Días

By |2018-08-12T18:27:14+00:00agosto 12th, 2018|Actualidad de Empresas, Actualidad Económica, Cinco Días|Comentarios desactivados en Gigantes de la distribución marcan el ritmo hacia un modelo de negocio ‘pop-up’