El Gobierno francés ya pone sus condiciones para dar el visto bueno a la posible fusión entre Renault y FCA (Fiat Chrysler). Bruno Le Maire, ministro de Economía de ese país, ha dicho este martes en una entrevista que el acuerdo debe hacerse “dentro de la alianza” y no puede suponer ningún cierre de fábricas en territorio francés. Además, Le Maire ha remarcado la necesidad de que la empresa resultante sea líder en el desarrollo de baterías eléctricas. El ministro ha indicado que él mismo informó al Gobierno japonés de la propuesta de FCA, que generaría el tercer mayor fabricante de coches del mundo, solo por detrás de Volkswagen y Toyota.

El sindicato español CCOO ha expresado su inquietud a CincoDías, por la falta de información que hay sobre la posible fusión. “Estamos a la expectativa. No tenemos poder porque no tenemos fabricantes en España”, ha dicho Joaquín Ferreria, responsable del sector de automoción de CCOO. El sindicalista explicó que antes de que termine junio se celebrará una reunión sindical industrial europea en la que esperan obtener más información sobre este pacto. Además, en julio tendrá lugar una reunión mundial de sindicatos de FCA y CNH Industrial (propiedad de Fiat), en la que se prevé que ya haya presencia francesa.

Senard en Japón

Este martes, el presidente de Renault, Jean Dominique-Senard, ha llegado a Japón para explicar a los directivos de Nissan, socio principal de los franceses en la alianza, el trato que les ha ofrecido FCA. “Discutiré sobre lo que es bueno para Renault y Nissan (…) los últimos eventos son buenos para la alianza”, ha dicho Senard.

La posible fusión reabre el debate sobre el equilibrio de poderes dentro de la alianza, donde el Estado francés (accionista mayoritario de Renault con un 15%) tiene un peso muy importante, ya que la firma del rombo posee el 43% de Nissan, que a su vez tiene el 15% de Renault, pero no tiene derecho a voto.

Por otra parte, la agencia de calificación de riesgo Moody’s ha informado este martes de que no cambiará, por ahora, el rating de Renault y de FCA. “Consideramos que hay riesgos de ejecución significativos en una transacción a gran escala, dada la complejidad de las operaciones comerciales de los dos grupos, particularmente en vista de la alianza existente entre Renault, Nissan y Mitsubishi”, ha explicado Moody’s.

Werner Stäblein, analista de Scope Ratings, ha señalado que la fusión entre estas dos empresas se enfrenta a dos problemas. Por un lado, la limitación de la economía de escala y, al igual que explicó Moody’s, la dificultad de llevar a cabo la operación. “La fusión de FCA-Renault, que supondría 33.000 millones de euros y crearía el tercer mayor fabricante de automóviles del mundo, es típica de los acuerdos de fusión que indican que el ciclo económico está cambiando”, ha dicho Stäblein.

Por otra parte, Renault ha continuado con su tendencia alcista en Bolsa, con una subida del 0,84%, después de dispararse un 12,09% el lunes. FCA que subió un 7,98% el lunes, ha caído este martes un 0,89%.

Fuente: Cinco Días