SÍDNEY, 21 (DPA/EP)

El Servicio de Emergencia del estado australiano de Nueva Gales del Sur ha ordenado la evacuación este domingo de miles de personas por la alerta de inundaciones en 18 zonas mientras continúa el tiempo intenso por lluvia y viento.

El ministro de Policía y Servicios de Emergencia de Nueva Gales del Sur, David Elliott, ha dicho que las inundaciones en 16 áreas del estado más poblado de Australia, han sido declaradas «zona catastrófica».

La Oficina de Meteorología de Nueva Gales del Sur ha advertido que el domingo por la mañana continuarán las lluvias intensas y los vientos dañinos, con un aviso de mal tiempo que abarcaba casi 900 kilómetros de costa desde Wollongong, al sur de la ciudad de Sídney, hasta Lismore, en el noreste de Nueva Gales del Sur.

La Policía de Nueva Gales del Sur ha comunicado que dos excursionistas quedaron «atrapados entre dos grandes masas de agua» en las Montañas Azules, al oeste de Sídney, y que estos se encuentran entre las más de 670 personas rescatadas desde que comenzó el episodio meteorológico el pasado viernes.

Desde el inicio del fenómeno meteorológico, el Servicio de Emergencia del estado australiano ha recibido más de 6.700 llamadas y hasta ahora no hay informes de fallecidos.

«Esperamos que el nivel de los ríos, que había empezado a descender ligeramente, vuelva a alcanzar su punto máximo probablemente a última hora de hoy e incluso mañana, cuando las lluvias vuelvan a producirse por tercera vez», ha declarado el subcomisario del Servicio de Emergencia del estado australiano de Nueva Gales del Sur, Daniel Austin, al Canal 9.

Austin añadió que el servcio de emergencia sigue trabajando y planeando su actuación hasta finales de marzo porque «por el hecho de que deje de llover no significa que los ríos vuelvan a sus niveles normales de inmediato».

Se espera que las fuertes lluvias sigan cayendo sobre Nueva Gales del Sur hasta el próximo jueves. «Este será un evento meteorológico extremo y profundo», ha dicho la primera ministra de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian.

Fuente: Europa Press