/, Actualidad Económica, Cinco Días/Este año San Valentín cae miércoles, el día perfecto para los floristas

Este año San Valentín cae miércoles, el día perfecto para los floristas

Este año, el calendario ha sido especialmente benevolente con los floristas: San Valentín cae el mejor día de la semana posible. “El miércoles es ideal”, dice José Miguel Moya, propietario de Sarani, una pequeña floristería de Madrid.

El comerciante, con 40 años de experiencia en el negocio, explica que la venta fuerte se produce la víspera y el mismo 14. Como el lunes y martes han sido laborables, los enamorados no han tenido tiempo para ponerse a buscar un regalo para su pareja, así que la mayoría ha optado por el detalle que nunca falla: un ramo de flores.

“Entre semana la gente anda con prisa y llama por una docena de rosas o pasan por aquí a la salida del trabajo”, explica. “En cambio, cuando se celebra en lunes, perdemos la venta del domingo. El año pasado fue martes y estuvo bastante bien. El próximo año caerá en jueves y también será bueno. Pero cuando toque viernes ya se notará la diferencia: es fin de semana, la gente opta por salir a cenar”, abunda. Demás está decir que los sábados son fatales.

Según la Asociación Española de Floristas (Aefi), el que hoy sea miércoles ayudará a que la facturación de la campaña de San Valentín de 2018 aumente un 5% respecto a la de 2017. “Al ser laborable, la celebración se pospondrá al fin de semana y se espera que las parejas se decidan hoy por un detalle que siempre es un acierto y no necesita mucho tiempo”, coinciden.

Sarani es una de las 5.000 floristerías que, según Aefi, existen en España. Estos establecimientos dan empleo a unas 30.000 personas, la mitad de ellas autónomas, y son el último eslabón de una cadena que, como todos los 14 de febrero, el romance y la pasión pondrán a funcionar a tope.

“No espero un crecimiento de ventas espectacular, solo un pelín más. Pero si se repite lo del año pasado, que fue estupendo, me conformo”, recalca Moya, de 57 años, mientras prepara unos centros de mesa en su local de la calle Ascao.

La mayoría de ramos que recibirán las parejas hoy estarán preparados con rosas procedentes de Ecuador y Colombia

El gesto de los enamorados de obsequiarse flores en esta fecha genera aproximadamente el 8% de los ingresos anuales del sector. San Valentín es así la tercera campaña más importante del año para los floristas, después de Todos los Santos y el Día de la Madre.

El periodo de ventas impulsado por Cupido dura una semana, del 9 de febrero al 15 de febrero, “si bien se produce un progresivo incremento de los pedidos en los 10 días anteriores al 14”, puntualiza Eduardo González, director general de la filial ibérica de Interflora, red internacional de floristerías presente en 150 países.

La compañía, que opera en España desde 1951, se dedica al envío a domicilio: toma el pedido (por teléfono o internet) y se lo traslada a la tienda asociada que se encuentra más cerca del cliente para que esta prepare el arreglo y lo haga llegar. Para esta campaña, en la que obtiene entre un 15% y un 20% de sus ingresos anuales, espera un aumento de ventas cercano al 20% respecto a la anterior.

“En estos días, la entrada de los consumidores a la web multiplica por 10 las necesidades de procesamiento de nuestros sistemas. Por eso hemos alojado todos nuestros servidores en la nube de Amazon Web Services, así hemos ganado en adaptabilidad, flexibilidad y adecuación de costes”, comenta.

Las cifras

5.000  floristerías existen en España, de las que dependen 30.000 empleos, la mitad de ellos autónomos.

8% de los ingresos anuales del sector se genera durante San Valentín.

1.200 rosas rojas venderá de media cada floristería este 14 de febrero, según Aefi.

30% subirán los precios de los arreglos esta semana, de acuerdo con Interflora.

En cuanto a la flor más demandada, la gran estrella de San Valentín sigue siendo la rosa roja. Fuentes de Aefi destacan que esta se impone incluso frente a otros colores de su gama cromática. Como dato curioso, precisan que de las 1.500 rosas que una tienda vende de media el día más romántico del año, 1.200 son rojas. Interflora confirma que esta variedad supone el 90% de los pedidos.

“La orquídea, de los géneros Phalaenopsis y Cymbidum, en color blanco y tonos rosas, forma parte también de la lista de más vendidas, siendo el savoir faire del florista decisivo para conferir el valor diferencial en su presentación”, añaden en Aefi.

Resaltan, además, que establecimientos asociados como Garciflors Floristes, en Sabadell, dan cuenta del auge de la rosa liofilizada, aquella que ha sido sometida a un proceso de congelación para que mantenga su apariencia fresca y natural durante dos o tres años. “Suele comercializarse como flor única, al ser su precio –entre 18 y 25 euros– superior al de la rosa fresca –entre 6 y 10–”, detallan.

Flores preservadas Rosas preservadas de Verdissimo.

Verdissimo, fabricante francés de flores preservadas, como también se les conoce, agrega que si bien San Valentín es, junto con el Día de la Madre y Navidad, una de las temporadas más importantes para este producto alternativo, en los últimos años su demanda se ha ido desestacionalizando. “Si antes las fechas especiales suponían el 25% de la facturación, hoy apenas alcanzan el 20%”, mantiene José Luis Vargas, director de ventas de Verdissimo.

Un mercado dominado por las rosas sudamericanas

La producción nacional de flor cortada se concentra en el clavel, mientras que la de rosas es mínima, así que la mayor parte de ramos que recibirán las parejas hoy estarán preparados con tallos procedentes de Ecuador y Colombia.

De estos dos países, VerdNatura, el mayorista más grande de España, importará para la ocasión 1,5 millones de tallos. “El 70% de las rosas que distribuiremos esta campaña serán ecuatorianas: soportan bien el viaje y duran más que las holandesas, que son de consumo más inmediato”, corrobora Paco Rico, portavoz de la compañía, con sede central en Silla (Valencia) y almacenes en Barcelona y Madrid.

Begonias Begonias en el vivero de VerdNatura en Silla, Valencia.

No obstante, el sector espera que la reciente entrada en el mercado de un floricultor de la variedad Red Naomi, que hasta ahora solo se producía en Holanda, ayude con el tiempo a equilibrar un poco la balanza. Se trata de Aleia Roses, empresa que ha abierto un invernadero de 14 hectáreas en Garray, Soria.

“El consumo per cápita de flor cortada en Europa es de 65 euros al año, mientras que en España la cifra es inferior a 20. Uno de nuestros objetivos fundamentales es aumentar el de rosas y también de­sestacionalizarlo, de forma que no se limite a fechas especiales, sino que se adquieran de forma continua durante todo el año”, dice Luis Corella, fundador y consejero delegado de Aleia Roses.

El empresario sostiene que los principales problemas de la floricultura nacional son la falta de una regulación específica y común a nivel europeo sobre los químicos que se pueden utilizar en el cultivo. “Incluso hay variaciones en función de las distintas regiones dentro de España”, advierte Corella, quien aclara que, en su caso, utilizan sistemas de protección con manejo integrado de plagas y control biológico.

Invernadero de rosas Red Naomi! que Aleia Roses ha abierto en Garray, Soria. Invernadero de rosas Red Naomi! que Aleia Roses ha abierto en Garray, Soria.

La Red Naomi está considerada la rosa más bonita del mundo, por lo que la inversión de Aleia ha entusiasmado a floristas como Moya, que hasta ahora solo podían comprarla en la subasta de FloraHolland, la lonja más grande del mundo. “Tiene más pétalos y parece que estuviera siempre abierta. Además, en buenas condiciones de temperatura puede durar hasta 15 días, el doble que una rosa normal”, describe.

González, de Interflora, señala que el precio de los arreglos subirá estos días un 30%, “porque nuestros floristas se ven obligados a trasladar al consumidor el alza que aplican las fincas y los mayoristas”. Moya, por ejemplo, que está asociado a la red, vende la docena de rosas 10 euros más cara de lo habitual: a 40 euros, la de la variedad Freedom de Ecuador (de tallo corto, 50 centímetros), y a 50 la de Red Naomi (de tallo más largo, 70 cm), aunque los enamorados pueden encontrar en su tienda ramos desde 25 euros.

OhFlor Rosa para San Valentín de OhFlor.

“Los precios fluctúan mucho más en tienda física que en online”, advierte Anna Burgués, principal ejecutiva de OhFlor, taller de arte floral que atiende únicamente pedidos a través de su web. “En internet, es muy fácil comparar y buscar ofertas, por lo que un alza en esta época alejaría al consumidor”, expone. La firma, que se abastece tanto de floricultores nacionales (principalmente de Vilasar de Dalt y Teià, en Cataluña) como de importadores, procura absorber el encarecimiento de las flores y no repercutirlo en el cliente.

En el caso de las rosas preservadas, José Luis Vargas, de Verdissimo, explica que al tratarse de una flor de larga duración, la producción y ventas se pueden planificar, de manera que los precios, salvo excepciones, no suelen cambiar con respecto al resto del año. “Al no sufrir mermas por el paso del tiempo, tampoco hay prisas por venderla, por lo que el precio no oscila a la baja pasado el evento”, subraya.  

Fuente: Cinco Días

By |2018-02-14T06:17:00+00:00febrero 14th, 2018|Actualidad de Empresas, Actualidad Económica, Cinco Días|Comentarios desactivados en Este año San Valentín cae miércoles, el día perfecto para los floristas