/, Actualidad Económica, EL PAÍS/El Santander se plantea cambiar su “estructura legal” en España si el Gobierno impone impuestos a la banca

El Santander se plantea cambiar su “estructura legal” en España si el Gobierno impone impuestos a la banca

El consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, ha cargado con dureza contra el impuesto a la banca que plantea el Gobierno, al considerar que podría generar una doble imposición de los dividendos que el grupo repatría desde sus filiales de 10 países. Álvarez afirmó que esta posibilidad fiscal situaría a las entidades españolas en una posición de desventaja competitiva frente a multinacionales de otros países y “perjudicaría a los accionistas del Santander”, lo que podría hacerles replantearse su “estructura legal”.

Durante la presentación de resultados del primer semestre del año, el consejero delegado fue preguntado hasta en tres ocasiones sobre la posibilidad de trasladar la sede fuera de España o replantearse su política de precios y dividendos debido a esta “desventaja”. El consejero delegado del banco cántabro utilizó un lenguaje premeditadamente ambiguo para responder. “No estoy hablando de un cambio de sede”, apuntó en un principio, pero luego completó: “Sobre eso que ha mencionado, el cambio de sede, es una posibilidad, pero no creo que sea el camino”.

En este sentido, ha apuntado que la entidad cuenta “con una tasa fiscal del 36%” que, en algunos mercados como Brasil, supera el 40%. “Si sobre esos dividendos que traemos de Brasil tenemos un nuevo impuesto en España… no me parece ‘fair’ (justo)”, ha afirmado Álvarez, quien ha alertado de que esta doble imposición podría llevar a empresas españolas a “no ser tan multinacionales” o a “repensar su estructura legal”.

MÁS INFORMACIÓN

“Si alguien como nosotros, que depende críticamente del dividendo de las filiales, tiene que, sobre un dividendo que ya ha pagado impuestos en el país de origen, pagar otro, esto puede afectar a la morfología de las entidades”, ha advertido.

El directivo no ha querido dar detalles sobre las acciones que adoptará la entidad si se materializa el impuesto a la banca. “Eso es altamente especulativo. Como no sé lo que va a pasar, no sé lo que voy a hacer”, ha apostillado. “Tenemos que tomar decisiones acordes con los datos encima de la mesa, no hay ninguna intención de hacer algo o no, dependiendo de lo que se haga tendremos que tomar las decisiones que convengan”, ha señalado.

Brasil se convierte en el pulmón del grupo con el 26% del beneficio del grupo, al obtener 1.324 millones en seis meses

Álvarez ha advertido de que, para llevar a cabo un cambio en el sistema fiscal, es “razonable” que se busque evitar efectos colaterales “que puedan ser contrarios a lo que se persigue”, y cree que la prioridad del Gobierno debería ser “crear empleo” y reducir la deuda exterior.

“La fiscalidad debe ser pensada de forma que no produzca efectos colaterales no deseados sobre el empleo y que no genere incertidumbre a los operadores”, ha recomendado el directivo. Además, se ha mostrado contrario a poner impuestos sobre “rentas no generadas”. “Creo que no es una buena práctica y también debería evitarse, en la medida de lo posible, la doble imposición”, ha señalado.

El resultado sube un 4%

En cuanto a los resultados, el Santander obtuvo un beneficio atribuido de 3.752 millones de euros en el primer semestre de 2018, lo que supone un incremento del 4% respecto al mismo periodo del año anterior, tras registrar un cargo de 300 millones de euros por los costes de integración de Banco Popular, según informó este miércoles la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El grupo ha reducido las dotaciones para morosos un 8%, lo que ha empujado el beneficio del semestre. Sin tener en cuenta la evolución de las divisas, el Santander habría elevado el resultado un 16%.

El banco presidido por Ana Botín ya adelantó al comprar Popular en junio de 2017 que estimaba registrar cargos de 300 millones de euros anuales vinculados a su integración hasta 2019. Asimismo, los cargos derivados de la integración llevaron a la entidad a ganar un 3% menos en el segundo trimestre del año, hasta los 1.698 millones de euros. En España el beneficio atribuido cayó un 20%, hasta 500 millones, por el cargo de 280 millones del Popular, según el banco. Sin él, el resultado hubiera aumentado un 25%. Los créditos descendieron un 7,5% mientras que los depósitos se incrementaron un 5,4% en España. Rodrigo Echenique, presidente del Popular, comentó hace días en el Congreso que el grupo reclamará 1.000 millones por créditos fiscales (exención en el pago de impuestos) al Estado por el ejercicio de 2017 con motivo de la integración de esta entidad. 

Brasil representa cada vez más parte de las ganancias del grupo. Hasta junio supone el 26% del total, con un aumento del resultado del 6,4%, al obtener 1.324 millones de euros, “por el fuerte crecimiento de los volúmenes de negocio, con una subida a doble dígito del crédito y los recursos”, dice la entidad.

En el Reino Unido el beneficio cayó un 20%, hasta 692 millones, “afectado por un entorno muy competitivo que presionó los ingresos y los costes aumentaron por mayores inversiones en la transformación digital”, según el Santander. La unidad de banca de consumo, Santander Consumer, logró 669 millones, un 5,5% más, por el aumento de los préstamos, mientras que México aportó 359 millones, un 2,5% más, y Estados Unidos 335 millones, un 37,5% de incremento sobre el primer semestre de 2017. Otros países, como Chile, aportaron 308 millones de euros, un 4% más, mientras que Argentina, en plena reestructuración financiera de su deuda, que ha golpeado a su moneda, obtuvo 137 millones, un 29% menos que hace un año. 

Cae el beneficio por acción un 7%

En la cuenta consolidada, el margen de intereses se redujo un 0,5% en el primer semestre de 2018, hasta los 16.931 millones de euros, mientras que el margen bruto creció un 0,3%, hasta los 24.162 millones de euros. Por otro lado, el beneficio por acción (BPA) del Banco Santander fue de 0,216 euros, 16 céntimos menos, una caída del 6,8%, debido a la ampliación de capital de 7.000 millones que realizó para adquirir el Popular.

El grupo ha comunicado que mantiene su objetivo de lograr un crecimiento del BPA de dos dígitos en 2018, lo que le obligará a elevar los beneficios en la segunda mitad del ejercicio a un ritmo más alto que hasta ahora para alcanzar esta cota. En la junta general de accionistas del 23 de marzo de 2018, el banco anunció su intención de aumentar el dividendo con cargo a 2018 un 4,5%, hasta 23 céntimos por acción. El incremento del dividendo está relacionado con la subida en el beneficio por acción. El banco cerró el semestre con un valor en Bolsa de 74.097 millones, un 12,3% menos que en junio de 2017.

La entidad cántabra ha destacado que la diversificación geográfica, con una “presencia equilibrada” entre mercados maduros y emergentes, “sigue siendo una de sus principales fortalezas”. En este sentido, el beneficio ordinario atribuido aumentó en ocho de los diez mercados principales en euros constantes en el primer semestre. Brasil contribuyó con un 26% al beneficio del grupo, seguido de España (15%) y Reno Unido (14%).

La tasa de morosidad del grupo Santander mejoró del 5,37% en el primer semestre de 2017 al 3,92% al cierre de junio de este año, lo que supone un descenso de 145 puntos básicos en doce meses, a la vez que el coste del crédito descendió hasta el 0,99%, “el nivel más bajo en muchos años”, ha destacado el banco. El crédito y los recursos de clientes aumentaron un 0,1% y un 1,3%, respectivamente, en euros corrientes.

La rentabilidad sobre el capital, ROE, mejoró desde el 7,97% de junio de 2017 a 8,24% en el primer semestre de 2018. La ratio de capital CET1 fully loaded (que mide el capital de máxima calidad con la normativa de 2019) se situó en el 10,80% a junio de 2018, frente al 9,58% de hace un año.

El Santander ha resaltado que generó 18 puntos básicos de capital orgánicamente en el segundo trimestre del año, lo que se vio contrarrestado con la eliminación del exceso de capital de los intereses minoritarios de Santander Consumer USA anunciada en el primer trimestre (-18 puntos básicos) y una caída de 12 puntos básicos por la evolución del valor de mercado de la cartera disponible para la venta durante el trimestre. En el segundo semestre, Santander prevé computar el impacto positivo en capital de la venta de WiZink (nueve puntos básicos) y alcanzar su objetivo de capital para el año del 11%.

Digitalización

La presidenta del Santander, Ana Botín, ha destacado en la nota que la entidad ha logrado en el segundo trimestre “un fuerte incremento” en los ingresos ordinarios y mejoras en la calidad crediticia, “a pesar de los movimientos significativos en algunos mercados”. “Los resultados demuestran que la transformación comercial y digital del grupo se está acelerando y está favoreciendo la vinculación de clientes y la calidad del beneficio”, ha afirmado Botín.

En este sentido, el número de clientes vinculados –aquellos que consideran a Santander su banco principal–, se incrementó un 17% hasta junio, alcanzando los 19 millones de usuarios, y los clientes que utilizan los servicios digitales aumentaron hasta los 28,3 millones de euros (+23%), con lo que el 47% de los clientes activos de la entidad utiliza actualmente servicios digitales al menos una vez al mes. El grupo presta servicio a 140 millones de clientes, según sus datos.

“En el último año, otros tres millones de clientes han confiado en nosotros y hemos liderado el sector en el desarrollo y la aplicación de nuevas tecnologías, como demuestra el lanzamiento del primer servicio de transferencias internacionales para clientes particulares basado en blockchain”, ha resaltado la presidenta del grupo, quien confía en alcanzar los objetivos que el banco se marcó para 2018, así como su plan a tres años.

El grupo deja de cotizar en Brasil, Argentina, Portugal e Italia

El Santander ha informado este miércoles de que ha acordado solicitar la exclusión voluntaria de las acciones de la entidad (o instrumentos que las representan) en los mercados de Argentina, Brasil, Portugal e Italia.

El grupo lo justifica por el escaso volumen de negocio en esas plazas. Afirma que permitirá a los accionistas de esos países la venta de los títulos en España sin abonar los gastos. Esta decisión no afecta a las acciones de las filiales del Santander que cotizan en los Mercados Objetivo y en la Bolsa Mexicana de Valores, que continuarán haciéndolo sin cambios.

En el mismo sentido, ha adelantado que ha tomado la decisión de solicitar la exclusión voluntaria de las acciones de Banco Santander cotizadas bajo el símbolo SAN en el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y su inmediata incorporación a la propia BMV, en el Sistema Internacional de cotizaciones (SIC) disponible en México para acciones de sociedades extranjeras.

La entidad adopta estas decisiones en el marco de un proceso de racionalización de los mercados donde las acciones del banco tienen una cotización secundaria y, en particular, en atención al escaso volumen de negociación de la acción de Banco Santander en esos mercados.

En particular, de las 16.136.153.582 acciones en las que está dividido el capital social de Banco Santander, solo un total agregado de 50.644.745 acciones estaban registradas en estos mercados, lo que representaba un 0,314% del capital social.

Además, durante en 2017 el volumen medio de negociación diaria en esos mercados y en Mexico representó un 0,119% del volumen medio de negociación total de las acciones del Santander.

Según explica Banco Santander, una vez que se vayan obteniendo las correspondientes autorizaciones por los supervisores de cada uno de los Mercados Objetivo, Banco Santander comunicará en cada uno de dichos mercados la fecha efectiva de exclusión y los detalles oportunos sobre el traslado de las acciones registradas en las bolsas de valores afectadas al sistema de registro español (Iberclear).

Con motivo de la exclusión, y para tutelar adecuadamente los intereses de los accionistas, el banco dice que tiene previsto ofrecerles la opción de vender sus acciones en el Mercado Continuo español durante un periodo no inferior a un mes y no superior a tres meses en función de la jurisdicción, sin costes de intermediación y corretajes y al precio de cotización en el momento en que se produzca dicha venta.

Se estima que esta facilidad de venta será implementada entre agosto y enero de 2019, sujeto a la obtención de las autorizaciones pertinentes. El detalle de esta facilidad de venta será oportunamente comunicado en cada uno de los mercados una vez se hayan obtenido las correspondientes autorizaciones.

Las acciones de Banco Santander continuarán en todo caso negociándose en las Bolsas de Valores de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia, a través del Sistema de Interconexión Bursátil Español (Mercado Continuo), en Nueva York (donde cotizan en forma de ADR), en Londres (donde cotizan en forma de CDI) y en Varsovia.

Fuente: El País

By |2018-07-25T16:45:31+00:00julio 25th, 2018|Actualidad de Empresas, Actualidad Económica, EL PAÍS|Comentarios desactivados en El Santander se plantea cambiar su “estructura legal” en España si el Gobierno impone impuestos a la banca