MADRID, 31 Jul. (EUROPA PRESS) –

El rey de Marruecos, Mohamed VI, ha anunciado este sábado que se compromete a «encontrar una salida» en la relación del país con su vecino Argelia.

«Aseguramos nuestra firme voluntad de encontrar una salida a la situación actual y promover el acercamiento, la comunicación y el entendimiento entre los dos pueblos», ha explicado Mohamed VI, en referencia a Argel, en su discurso con motivo del 23 aniversario de la Fiesta del Trono, en el que ha mencionado la pandemia de la COVID-19, los derechos de las mujeres o la situación económica.

Así, el monarca ha señalado que el límite fronterizo con Argelia «nunca serán barreras que impidan la interacción y comprensión». «Nuestro deseo es que estas fronteras se conviertan en puentes que permitan a Marruecos y Argelia acceder a un futuro mejor y ofrecer un buen ejemplo de armonía a los demás pueblos del Magreb», ha añadido.

Por último, Mohamed VI ha tendido la mano al Gobierno de Argel: «Aspiramos a trabajar con la presidencia argelina para que Marruecos y Argelia puedan trabajar, de la mano, para establecer relaciones normales entre dos pueblos hermanos, unidos por la historia, los lazos humanos y una comunidad de destino».

El Gobierno de Argelia anunció la ruptura de las relaciones diplomáticas con Marruecos en agosto del pasado año, alegando un cúmulo de circunstancias entre las que ha citado la falta de avances en la resolución de la disputa abierta por el Sáhara Occidental, en la que Argel es aliado del Frente Polisario.

Acto seguido, Marruecos tildó de «injustificada» la ruptura de relaciones diplomáticas anunciadas por el Gobierno de Argelia, en un comunicado del Ministerio de Exteriores en el que Rabat informó de que tomaba «nota de la decisión unilateral de las autoridades argelinas».

«Marruecos lamenta esta decisión completamente injustificada pero esperada, en vista de la lógica de la escalada observada en las últimas semanas», añadió.

Asimismo, rechazó «categóricamente los pretextos falaces, incluso absurdos, que subyacen la decisión de Argel», si bien manifestó su intención de seguir «siendo un socio creíble y leal para el pueblo argelino».

Fuente: Europa Press