/, Actualidad Económica, Cinco Días/El reto de hacer del mundo una Telepizza

El reto de hacer del mundo una Telepizza

Con barba y sin gafas, o al revés, como ahora, Pablo Juantegui Azpilicueta (San Sebastián, 6 de septiembre de 1961), consejero delegado de Telepizza, es el nuevo rey de la pizza en España: su imperio internacional se ha ampliado, gracias al acuerdo con PizzaHut, el emperador mundial del pan redondo.

Parece que Telepizza es el lugar de Juantegui en el mundo. En su trayectoria ha pesado la familia: dejó Estados Unidos y la cervecera Coors por González Byass, para volver a España con los suyos, y más tarde, dejó Bupa/Sanitas, compañía que abandonó también para pasar más tiempo con ellos.

Es padre separado de tres hijos, Íñigo, Joaquín y Miriam, y abuelo de un nieto. Es un deportista apasionado y su tiempo libre lo dedica a jugar al golf, al ciclismo y a la vela. El golf le gusta especialmente: lo considera un deporte “intergeneracional” que puede practicar tanto con sus padres como con sus hijos. También es aficionado a la tecnología y a la cocina.

Cinco palabras le han inspirado en su camino: la primera es innovación, “que no puede ser nunca un departamento ni una función, sino una actitud ante la vida”. La segunda es imaginación, y la tercera challenge, los retos. “Nunca hay que dejar de cuestionar lo evidente, de confrontar desde la educación y la honestidad lo que se nos da dado. Solo así se avanza como sociedad y como empresas”.

La cuarta es inteligencia: “Hay que buscar, potenciar y premiar el talento allí donde esté, y sin que importen las jerarquías”. Y por último, importancia: “Hay que tratar siempre de hacer lo importante antes que lo urgente”.

Licenciado en Económicas por el Colegio Universitario de Estudios Financieros (Cunef), centro adscrito a la Universidad Complutense de Madrid, cursó también un MBA en el Instituto de Empresa, que terminó como el número uno de su promoción.

Comenzó su trayectoria profesional en IBM en 1985. En 1988 empezó su periplo en el sector alimentario. Primero, seis años en Mars (M&M’s, Whiskas), donde además de ser director financiero debutó como director comercial. La estadounidense Coors le ofreció lanzar la cerveza en España y en Europa; parte de sus cinco años en ella los pasó en la matriz, dirigiendo el canal horeca.

De vuelta en España, fue director general de las bodegas González Byass durante dos años. La experiencia, la única negativa de su carrera, acabó con amargura: fue despedido. En alguna entrevista recuerda el acontecimiento como un golpe para su autoestima, y como una ocasión para reinventarse y volver a empezar.

En ese momento, año 2001, en pleno auge de las puntocom, se planteó crear Whiplash-ils, una startup de fidelización y CRM (gestión basada en la relación con los clientes) en el ámbito online. Pero lo dejó para volver a la gran empresa, en esta ocasión en el campo de los directorios de información: fichó como consejero delegado de Telefónica Publicidad e Información (TPI, ahora Now Yell Publicidad), que acababa de salir a Bolsa. Transformó un negocio tradicional basado en las guías telefónicas en uno pionero, centrado en los directorios de internet.

Y de ahí, al sector sanitario, en 2005, año en que entró, también como CEO, en Sanitas. De nuevo, triplicó los beneficios. En 2008 pasó a ser director general para Europa, Oriente Próximo, Asia y América Latina de la matriz, Bupa. Juantegui mantiene su relación con el grupo como patrono de la Fundación Sanitas (también lo es de la Fundación Iter, para la integración social de los jóvenes).

Casi una década después, regresó al sector alimentario, en una compañía cuyos productos pueden no parecer especialmente sanos (aunque como en todo, el veneno está en la dosis): Telepizza.

En noviembre de 2009, en pleno comienzo de la crisis económica, fue nombrado CEO, y en 2016, año de su salida a Bolsa, presidente ejecutivo de la compañía. A pesar del contexto macro, ha conseguido mantener las ventas de la compañía, al tiempo que la sacaba a Bolsa.

La empresa también tiene que enfrentarse a la creciente competencia en el reparto de comida a domicilio, con plataformas como Deliveroo. Al respecto, Juantegui ha destacado la calidad de las relaciones laborales con sus repartidores, que a su juicio les permite contar con los mejores profesionales, y les da ventaja frente a otros modelos de cuya sostenibilidad duda.

En cualquier caso, la pizzera española mira más allá de España, porque el mercado ya es global. El año pasado puso en marcha un plan de crecimiento internacional, que ha recibido un impulso enorme esta semana con el acuerdo con Pizza Hut, la principal compañía del sector en el mundo.

El ejecutivo, que además es vocal de la junta directiva del Círculo de Empresarios, ha conseguido mantener la pujanza de Telepizza en un entorno difícil, y ahora le ha dado una inmesa solidez al aliarla con la empresa más fuerte del sector. El mundo parece cada vez más una Telepizza, o una Pizza Hut, según se mire.

Fuente: Cinco Días

By |2018-05-19T07:32:21+00:00mayo 19th, 2018|Actualidad de Empresas, Actualidad Económica, Cinco Días|Comentarios desactivados en El reto de hacer del mundo una Telepizza