MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) –

   La diputada y secretaria de Igualdad del PSOE, Andrea Fernández, ha asegurado que la «férrea» y «encendida» de la ministra de Igualdad, Irene Montero, de la Ley del ‘solo sí es sí’ «ha contribuido a que sea difícil alcanzar un acuerdo».

   En una entrevista a RNE, Fernández ha señalado que «lo más importante» de la reforma «son las víctimas» y que el texto «salga adelante» para «corregir los desperfectos que ha ocasionado» y que se «pueda seguir adelante» con lo que los socialistas consideran «una buena ley».

   Fernández ha asegurado que en su formación están «abiertos al pacto parlamentario» para que esta iniciativa salga adelante «más allá de las lógicas» y, por ello, según ha explicado, han estado hablando con «todos los grupos parlamentarios» de cara al debate que tendrá lugar este martes en el Congreso para la toma en consideración del texto.

   Sobre la decisión de Unidas Podemos de votar en contra de la reforma si no hay acuerdo con el PSOE, la secretaria de Igualdad socialista apunta que «entiende su decisión» pero «no comparte su posición». Según ha explicado, la propuesta de reforma del PSOE «abunda en derechos y garantías de las mujeres» por lo que no están de acuerdo con la postura de su socio de Gobierno.

   Del mismo modo, Fernández ve «deseable» que partidos como ERC o Eh Bildu que en su día apoyaron la ley, ahora también busquen la reforma y se solucionen los efectos no deseados de la misma. Aún así, los independentistas catalanes han supeditad su apoyo al del Ministerio de Igualdad.

   Y, en este sentido, la diputada del PSOE ha llamado a la «seriedad y el rigor» ante una reforma «tan importante» como la del Código Penal. De hecho, en su intervención ha llamado a tener la «rigurosidad muy presente» y ha calificado la seriedad como «el ingrediente fundamental a la hora de negociar», frente al «intercambio o cesión en la posición».

   Fernández ha insistido en que la propuesta socialista no supone un regreso al Código Penal anterior porque, según ha indicado, «no se toca» la «definición» del consentimiento. Sí que cambia, según ha indicado, «las horquillas de penas».

Fuente: Europa Press