SANTANDER, 3 Sep. (EUROPA PRESS) –

El PSOE de Santander ha solicitado todos los informes de fiscalización al servicio de recogida de basuras y limpieza urbana en los últimos cinco años para buscar «la mejor defensa del interés municipal» ante la empresa adjudicataria (ASCAN-GEASER), porque Santander «cada día está más sucio».

Así lo ha señalado en nota de prensa el portavoz socialista en el Ayuntamiento, Daniel Fernández, que se ha comprometido, «si el PP deja de bloquear el acceso a la información a los grupos de la oposición», a estudiar «al detalle» todas las evaluaciones recibidas en el Consistorio.

En un escrito registrado este jueves en el Ayuntamiento, el grupo municipal socialista exige a la Concejalía de Medio Ambiente todas las evaluaciones que emite periódicamente la empresa adjudicataria de la fiscalización de este servicio, desde la Fundación Torres Quevedo, que renunció y cedió el contrato a Apia XXI-Louis Berger, hasta WSP, la multinacional canadiense que lo gestiona en la actualidad.

La petición llega tras la posición expresada por el portavoz del equipo de Gobierno PP-Cs, Javier Ceruti (Ciudadanos), que esta misma semana calificaba el servicio como un «desastre», que «va de mal en peor», y avanzaba que propondría a su socio de Gobierno (PP) la rescisión del contrato.

En este sentido, el PSOE recuerda que restan tres años de contrato y 47,7 millones de canon por abonar de los 159 millones del total, por lo que «para poder rescindir hay que acreditar primero los graves incumplimientos».

Así, Fernández considera que un primer paso «obligatorio» en «la mejor defensa del interés municipal ante la empresa» es analizar «todos los partes de incumplimientos elaborados por las empresas de fiscalización y cotejarlos con las cláusulas del contrato».

Según el PSOE, se levantan partes sobre el servicio de basuras «prácticamente a diario y por toda la ciudad», de manera que el objetivo es conocer si los 21 expedientes sancionadores, de los que nueve han concluido con sanción sin respuesta de la adjudicataria de la recogida de basuras, «reflejan la realidad de los incumplimientos o se quedan cortos».

Las denuncias están relacionadas con la disminución de medios humanos y técnicos; la falta de retirada de residuos; los contenedores rotos; vertederos ilegales en San Román, Monte y Cueto; la inexistencia de la tecnología avanzada comprometida para una recogida «inteligente»; la recogida neumática averiada y «todo tipo de deficiencias e incumplimientos respecto al pliego de condiciones y al contrato».

«Hay un clamor de los vecinos y cada vez son más las críticas que nos trasladan los santanderinos al grupo municipal socialista. Nos vendieron que esta ciudad sería una Smart City y ha terminado siendo una Dirty City», ha censurado finalmente el portavoz socialista.

Fuente: Europa Press