El presidente de los empresarios madrileños, Juan Pablo Lázaro, dejará su cargo en junio. El máximo responsable de CEIM ha anunciado que en la asamblea de junio de su organización dejará el cargo y se elegirá un nuevo dirigente. En teoría, la renovación tocaba a finales del año que viene. Al mismo tiempo, Lázaro dejará la vicepresidencia de la gran patronal española, CEOE, según explica él mismo a este periódico.

La retirada, «después de 22 años» en diferentes puestos de responsabilidad en organizaciones de empresarios, se debe a que Lázaro quiere centrarse en la gestión de su empresa de transporte urgente, UNO.  En este momento, la compañía está creciendo bastante, detalla el empresario, «por encima del 20%».

Analiza Lázaro que el sector está viviendo un momento muy importante y que afronta un momento de expansión grande por el desarrollo del comercio electrónico. Esto le abre una oportunidad que no quiere desaprovechar y, para eso, va a dedicarse en exclusiva a la compañía. «En esta actividad hay margenes muy pequeños. Se puede crecer mucho, pero cuando los márgenes son tan pequeños, hay mucho riesgo», añade.

También apunta el empresario madrileño que después de las elecciones de abril y mayo se va a abrir una nueva etapa que requiere responsables patronales que estén dedicados en exclusiva a las organizaciones.

Lázaro fue decisivo en la elección de Antonio Garamendi como presidente de CEOE. Tras 22 años al frente de diferentes organizaciones empresariales, su ascendencia en la gran patronal es importante. De hecho, no faltaba quien lo señalaba a él como sucesor de Juan Rosell. Su decisión de dar el paso dejó el camino libre a Garamendi.

En línea con la salida de CEOE y CEIM, Lázaro también dejará la presidencia del Club Financiero Génova, un club de empresarios sin ánimo de lucro, que desempeña un papel de centro social y de negocios en Madrid.

Fuente: El País