Gamarra ve al Gobierno a la «deriva» tras «varapalo» del BCE, la «guerra interna» por Ley Trans o las «hipotecas» con independentismo

MADRID, 4 Nov. (EUROPA PRESS) –

El Partido Popular ha acotado a un periodo de dos años la aplicación de la deducción fiscal por la compra de vivienda habitual, una medida que, a su entender, se puede costear con parte de los 28.000 millones que el Gobierno de Pedro Sánchez lleva recaudando de más como consecuencia de la inflación y mediante un fondo con aportación de la banca.

Esta precisión la ha lanzado la secretaria general del PP, durante la clausura la reunión de coordinación de secretarios autonómicos y provinciales del PP en la sede nacional, donde ha recalcado que «mientras el Gobierno se preocupa por su supervivencia, el PP se preocupa de las hipotecas y la inflación».

Gamarra ha indicado que su partido propone que se «retome temporalmente, los próximos dos años, esas deducciones fiscales por vivienda habitual para que los ciudadanos puedan a través del IRPF encontrar cómo desgravarse esos incrementos de costes que hoy tienen las hipotecas».

La dirigente del PP ha recalcado que esta medida se puede costear con parte de los 28.000 millones que el Gobierno lleva recaudando de más como consecuencia de la inflación y mediante un fondo con aportación de la banca.

«Aunque nos critique y nos insulte, pedimos al Gobierno que las ponga en marcha», ha demandado, para apelar también a los 5,7 millones de familias que pagan una hipoteca para exigir esa deducción fiscal por vivienda habitual.

UN GOBIERNO «A LA DERIVA» Y «AGOTADO»

En este encuentro, en el que ha participado también el vicesecretario de Organización Territorial, Miguel Tellado, Gamarra ha indicado que el Gobierno está «a la deriva» como reflejan, a su juicio, sus «hipotecas» con los independentistas, el «varapalo» del Banco Central Europeo (BCE) por el impuesto a la banca, la «guerra interna» entre PSOE y Podemos por la ‘Ley Trans’ o el aviso de la Comisión Europea sobre la ejecución de los fondos europeos.

«No hay un proyecto sino un Gobierno agotado en la Moncloa y los españoles merecen y necesitan otra cosa», ha declarado Gamarra, que ha acusado al Ejecutivo de estar «sometido a las hipotecas del independentismo» porque «todo aquello» que exigen, Pedro Sánchez «se lo entrega».

Así, ha indicado que ahora exigen la reforma «a la baja» del delito de sedición para «poner una alfombra roja a los independentistas que fueron golpistas» y puedan volver a presentarse a las elecciones «sin rendir cuentas ante la Justicia» cuando «fueron inhabilitados».

Gamarra ha dejado claro que Sánchez no podrá contar con el PP para «debilitar» al Estado porque «la responsabilidad es cumplir la ley» y no que sea «a medida de los que se la saltan». «Esto es lo que estamos viviendo en España», se ha quejado, para añadir que el PP está «para fortalecer España» y garantizar «la igualdad» entre todos.

«Estamos en política para ser útiles a los españoles y no para ser útiles a los partidos independentistas y todos aquellos que quieren romper España», ha manifestado la ‘número dos’ de Alberto Núñez Feijóo.

«ENÉSIMO EPISODIO DE GUERRA INTERNA POR LA LEY TRANS»

Asimismo, Gamarra ha señalado que esta semana han asistido al «enésimo episodio de guerra interna» en el seno del Gobierno por la Ley Trans, que quieren que se «apruebe rápido» y sin «consultar» a la sociedad. Por eso, ha dicho que el Grupo Popular va a exigir que se abran las puertas del Congreso para que los políticos puedan escuchar las opiniones de psicólogos, psiquiatras o asociaciones antes del cambio legal que buscan «imponer».

También se ha referido a la tragedia en la frontera de Melilla y ha señalado que ven u Gobierno «con la imagen pública comprometida» tras el documental de la BBC. «Evidentemente no fue una cuestión bien resuelta lo que ocurrió en la valla de Melilla como dijo Sánchez», ha apostillado.

Dicho esto, ha exigido de nuevo explicaciones al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, así como el visionado de las imágenes en el Congreso porque no pueden «mirar hacia otro lado cuando están hablando de muertos y heridos». «El Gobierno debe comparecer y mostrar esas imágenes en el Congreso», ha abundado.

Además, ha aludido al «varapalo importante» que este jueves dio el BCE al Gobierno en relación con el impuesto a la banca que quiere aprobar, al tiempo que ha destacado que la Comisión Europea «también cuestiona la propia gestión de los fondos europeos», que no están «llegando a los españoles».

«En definitiva, el resumen de esta semana es un Gobierno a la deriva», ha enfatizado, para lamentar que éste sea el Ejecutivo que tiene España en un momento «tan difícil y tan complicado». A su entender, «otro Gobierno es posible» de la mano de Feijóo, centrado en los «problemas» de la gente y en «aliviar» la situación económica de las familias ante la elevada inflación o la subida de las hipotecas.

CON LA VISTA PUESTA EN LAS ELECCIONES E 2023

Gamarra ha confiando en que las elecciones autonómicas y municipales del 28 de mayo sirvan para «asentar» el «cambio de ciclo» que necesita el país frente al «Gobierno desnortado» que lidera Pedro Sánchez.

Además, ha recordado que las municipales y autonómicas del 95, así como las del 2011 fueron «preludio» de la victoria de José María Aznar y Mariano Rajoy en las generales que se celebraron unos meses después.

«Para ello es fundamental un PP fuerte, unido y centrado únicamente en las preocupaciones de los ciudadanos. En definitiva, que seamos un gran equipo», ha declarado, para insistir en que «estar unidos es imprescindible para ganar al sanchismo y a sus socios en toda España».

Gamarra ha afirmado que los ciudadanos «miran» al PP «buscando soluciones» y ha añadido que por eso los programas deben dar «respuesta los problemas que tienen los españoles», que merecen una política «a la altura de un gran país». «Y el PP lo va a estar con su política y sus equipos», ha resaltado.

Fuente: Europa Press