El mercado laboral en Estados Unidos se adentra más en el pleno empleo. La tasa de paro cayó en abril dos décimas y se colocó en el 3,9%, un nivel que se visitó por última vez coincidiendo con la burbuja de los valores tecnológicos. El mes pasado se registraron 164.000 nuevos ocupados. Es una situación que permite a la Reserva Federal subir los tipos de interés sin problema en junio.

El paro llevaba seis meses seguidos en el 4,1%. La marca de abril es bastante inusual incluso para la mayor economía del planeta. Se registró coincidiendo con las guerras de Corea y Vietnam y tras la expansión que siguió a la Segunda Guerra Mundial. Pero podría bajar más incluso. Las últimas proyecciones del banco central de EE UU ven la tasa de desempleo en el 3,8% para final de año.

EE UU encadena 91 meses creando empleo, desde octubre de 2010. Entonces el paro era del 9,6%. La última vez que estuvo por debajo del 4% fue en diciembre de 2000, con Bill Clinton de presidente. El ritmo de creación de empleo en abril es ligeramente mejor que los 135.000 ocupados que se dan ahora para marzo, aunque queda lejos de los 324.000 de febrero. En parte se debe a que las empresas tienen cada vez más dificultad para dar con empleados cualificados.

Los salarios subieron 0,1% décima y deja el incremento anual es del 2,6%. Aunque las remuneraciones suben, no lo hacen con la rapidez para generar un repunte mayor esperado de la presión inflacionista y preocupar a la Fed. En parte se explica porque hay más personas sin empleo de lo que sugiere el dato de paro. La tasa de participaron laboral –ocupados o que buscan trabajo de forma activa- es del 62,8%.

A diferencia de la efervescencia vivida durante la burbuja de las puntocom, el ritmo de creación de empleo se mantendrá en el medio plazo. El presidente Donald Trump no tardó en celebrar el dato de paro y aprovechó para cargar contra los que critican sus políticas. Promete un crecimiento superior al 3% gracias a la reforma fiscal, la rebaja de la regulación y su estrategía en el comercio. Pero el incremento del gasto dispara la deuda.

La Fed mantuvo el miércoles intacto el precio del dinero pese a que la inflación se acerca al objetivo a medio plazo del 2% La economía creció en el primer trimestre a un ritmo del 2,3% por la moderación del consumo, pero se espera que repunte y se coloque por encima del 3% en los próximos tres trimestres por el impulso de la reforma fiscal. Va camino de lograr la expansión más prolongada de la historia.

Los miembros del banco central ven posibles dos incrementos más de tipos este año, que se sumarían al decidido en marzo. Pero no se descarta que sean cuatro en total este año. El reto de su presidente, Jerome Powell, es retirar los estímulos de una manera gradual y preservando un equilibrio que le permita a la vez evitar que la economía se recaliente sin frenarla demasiado.

Fuente: El País