El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov


El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov – -/APA Images via ZUMA Press Wire / DPA

Sigue en directo las últimas noticias sobre la guerra en Ucrania

El ministro de Exteriores ruso asegura que Moscú sigue comprometida con el principio de que la guerra nuclear es «inadmisible»

MADRID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) –

El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha asegurado que su país no tiene intención de comenzar una guerra nuclear por Ucrania y acusado en su lugar a Estados Unidos y sus aliados de introducir la cuestión de las armas atómicas en la conversación sobre el conflicto.

«Son los estadounidenses y sus aliados quienes están tratando activamente de introducir la retórica nuclear en la circulación pública dentro del contexto de la guerra en Ucrania», ha declarado Lavrov en una entrevista concedida al semanario ruso ‘Argumentos y Hechos’, y recogida a su vez por la agencia de noticias rusa Interfax.

Lavrov ha lamentado la cantidad de expertos que «hablan cada vez más sobre el posible uso de armas nucleares tácticas contra las Fuerzas Armadas de Ucrania»; declaraciones que denunció como un ejercicio de manipulación desde Washington.

«Los occidentales están distorsionando todo. Están tratando de presentar esta cuestión como si fuéramos nosotros los que estamos amenazando con usar armas nucleares», ha asegurado el ministro de Exteriores.

«Rusia sigue comprometida con la declaración de los líderes de los países de los cinco estados que poseen armas nucleares, con fecha del 3 de enero de este año, en la que se confirmó el postulado de la inadmisibilidad de la guerra nuclear», ha recordado Lavrov en referencia a Rusia, Estados Unidos, Reino Unido, Francia y China, las cinco potencias nucleares reconocidas del mundo.

Lavrov se ha abstenido de hacer más comentarios al respecto al margen de «dejar esta clase de declaraciones sobre la conciencia de los políticos occidentales». «No tenemos la menor intención de seguir discutiendo esta cuestión con ellos», ha zanjado, «porque está claro que no va ninguna parte».

Fuente: Europa Press