Considera que existe riesgo de fuga ya que lleva más de 30 años fuera de España

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha acordado este lunes prisión incondicional para la etarra Natividad Jáuregui después de que ésta prestara declaración tras haber sido entregada por las autoridades belgas a España. La Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) se emitió en octubre de 2019 para que respondiera por el asesinato del teniente coronel Ramón Romeo en Bilbao en 1981.

Jáuregui ha pasado este lunes a disposición judicial, comparecencia en la que el juez le ha comunicado su procesamiento por estos hechos. En la vista, la Fiscalía de la Audiencia Nacional ha interesado la prisión provisional a la espera de que se celebre el juicio por este asesinato, mientras que la defensa ha sostenido que los hechos que se le imputan habrían prescrito por lo que ha solicitado su puesta en libertad.

Según han indicado fuentes jurídicas presentes en la declaración a Europa Press, Natividad Jáuregui ha señalado ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 que no participó en esos hechos y que en ningún momento ha huido de la Justicia ya que vivía y trabajaba en Bélgica.

A PRISIÓN, A INSTANCIAS DE LA FISCALÍA

El juez ha acogido la petición del Ministerio Público y ha dictado un auto en el que ha acordado el ingreso a prisión incondicional por los delitos de asesinato terrorista y atentado terrorista al apreciar riesgo de fuga, ya que Jáuregui ha permanecido años sustraída a la acción del tribunal y hasta ahora ha sido imposible conseguir su comparecencia a fin de informarla de sus derechos y recibirle declaración indagatoria.

«Esto solo ha ocurrido cuando judicialmente ha sido posible trasladarla, contra su voluntad, conducida por la fuerza pública, tras largos años de espera por los procesos judiciales, lo que a su vez ha supuesto de perjuicio para los intereses generales, la causa de la justicia, los derechos de las víctimas y la exigencia derivadas del debido proceso sin dilaciones indebidas», subraya el juez.*

Jáuregui, alias ‘Pepona’, fue trasladada por agentes de la Policía Nacional este domingo a España, reclamada por el asesinato del teniente coronel Ramón Romeo Rotaeche, quien falleció el 19 de marzo de 1981, cuando salía de misa en la Basílica de Begoña en Bilbao, a causa de los disparos de las armas que portaban la procesada y otro de los miembros del ‘comando Vizcaya’ Francisco Javier Zabaleta Urretavizcaya, actualmente fallecido, recuerda el auto.

La entrega de Jáuregui se realizó en un dispositivo materializado por la División de Cooperación Internacional, coordinado y desarrollado por la Oficina SIRENE en colaboración con el Ministerio de Interior, informó la Policía Nacional.

RIESGO DE FUGA

El magistrado explica en su resolución que el riesgo de fuga se sustenta en que la presunto miembro de ETA no tienen ningún lazo con España «desde hace más de 30 años», pues su residencia y arraigo familiar, social y laboral se encuentra en Gante (Bélgica), «donde ha vivido de manera completamente pública durante los últimos años (más de 15)».

En este sentido, rechaza el argumento esgrimido por la defensa sobre que algunos familiares se comprometen a acogerla hasta la celebración del juicio y que ha comparecido ante la Justicia cada vez que las autoridades belgas lo han requerido.

«Estas circunstancias, unido a la gravedad de los hechos y la pena que podría eventualmente ser impuesta, ponen de manifiesto un elevado riesgo de fuga. Existe un riesgo indiscutible de que la procesada pueda optar por sustraerse a la disposición del tribunal marchándose del país, refugiándose en otro Estado en el que hubiera que comenzar nuevamente durante años un nuevo proceso extradicional», asegura el juez instructor.

LA HUIDA DE PEPONA, DE FRANCIA A MÉXICO Y VUELTA A EUROPA

‘Pepona’ huyó a Francia en 1978 por su presunta relación con las actividades del comando ‘Iskulin’. Posteriormente, entre enero y julio de 1981, pasaría a formar parte, ya como miembro ‘liberado’, del comando ‘Vizcaya’. Como tal, participó en diversos atentados cometidos a lo largo de ese año por los integrantes de ese comando en la provincia de Vizcaya, varios con resultado de muerte, entre ellos el atentado para cuyo enjuiciamiento es ahora objeto de entrega a España.

Tras su regreso a Francia y permanencia clandestina en aquel país, huyó a México, donde sería localizada en 2002 con ocasión de la detención y posterior entrega España de otro miembro de ETA, José Antonio Borde Gaztelumendi.

Después regresó de forma clandestina a Europa y se instaló en Bélgica, donde sería localizada y detenida en la ciudad de Gante en 2013 como resultado de una operación culminada por la Policía Judicial Federal de Bélgica, que contó con la colaboración de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional y el Centro Nacional de Inteligencia.

Respecto a las alegaciones de la defensa sobre la prescripción de los hechos, el juez De la Mata repasa todas las actuaciones practicadas a lo largo de los años y considera que se trata de resoluciones que «están dotadas de auténtico contenido material y no de trámite, dirigida a la efectiva prosecución del procedimiento, por lo que la misma produjo un efecto interruptivo de la prescripción».

EUROORDEN REACTIVADA TRAS ESTRASBURGO

El Tribunal de Casación belga confirmó el pasado 17 de noviembre una primera sentencia del Tribunal de Apelación de Gante que ordenaba la entrega de Jáuregui a España, momento a partir del cual empezó a correr el plazo de diez días para que Bélgica ejecutara la orden.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 reactivó la OEDE después de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) condenara en 2019 a Bélgica a indemnizar a los hijos del teniente coronel por falta de cooperación en la investigación que se siguió en España contra la etarra.

Estrasburgo concluyó que las autoridades belgas no cumplieron con la «obligación de cooperar» con España para investigar y juzgar su posible participación en el asesinato del teniente coronel Romeo, porque no se llevó a cabo un examen riguroso de las euroórdenes.

Fuente: Europa Press