El IPC se moderó bruscamente en mayo al caer siete décimas respecto al mes anterior y situarse en el 0,8% interanual, frente al 1,5% al que había escalado en abril tras tres meses al alza. Así, aunque en positivo, se coloca en el nivel más bajo desde enero de 2018. Según el Instituto Nacional de Estadística, de nuevo la energía está detrás del comportamiento del índice. La bajada de la electricidad y la menor subida de los carburantes respecto a 12 meses antes han tirado hacia abajo del índice.

Pocas veces experimenta el IPC caídas tan bruscas como la de mayo, si es que se confirma dentro de dos semanas. Hay que irse hasta mayo de 2017 para encontrar una bajada de siete décimas en el índice, entonces desde el 2,6% hasta el 1,9%. Como hace dos años, probablemente haya que buscar la causa en la Semana Santa. Tanto este año como en 2017, la Semana Santa fue en abril, lo que provocó que en ese mes subiesen los carburantes y los productos y servicios relacionados con el turismo, que cayeron al mes siguiente. 

Este año, dice el INE, ha bajado la luz y han subido los carburantes menos que hace un año. En mayo de 2018, la luz subió un 6,4% respecto al mes anterior, lo que se tradujo en un 4,3% de ascenso interanual. Hasta que dentro de dos semanas el INE desglose los datos, no sabremos exactamente cuánto se ha abaratado la luz en mayo, pero el mercado mayorista de la luz puede dar pistas —no una explicación completa, habida cuenta que el precio mayorista apenas representa, aproximadamente, una tercera parte la factura de la luz del consumidor—. Según el Operador del Mercado Ibérico de Energía (OMIE), el precio medio de la luz en abril se situó en 50,29 euros el megavatio/hora (Mwh). En mayo, la media de estos 30 primeros días da un precio de 48,15 euros, una rebaja del 4,25% de un mes a otro. En términos interanuales, la rebaja es aún mayor, del 12,33%, puesto que en mayo de 2018, la electricidad marcó un precio mayorista medio de 54,92 euros/Mwh.

En cuanto a los carburantes, hace un año subieron en términos mensuales un 4,3 el gasóleo y un 3,9% la gasolina, para situarse en tasas interanuales del 12,7% y el 9%, respectivamente. Según el INE, este mes de mayo han subido menos. El boletín petrolero de la UE, que recoge los precios de los combustibles semanalmente, indica que, entre el 29 de abril y el 27 de mayo de este año, la gasolina ha subido un 0,26% y el gasoil un 0,28%. Entre el último boletín del mes de mayo del año pasado y de este, la subida de ambos combustibles es del 1,6%.

El índice de precios armonizado (IPCA), el que se elabora para establecer comparaciones con el resto de países de la UE se situó en el 0,9%, también siete décimas por debajo de la tasa del mes anterior.

Fuente: El País