MADRID, 6 Jun. (EUROPA PRESS) –

   El Gobierno quiere acometer una reforma integral para proteger la naturaleza española en esta década, según consta en el borrador del Plan Estratégico del Patrimonio Natural y la Biodiversidad a 2030 cuyo plazo de exposición pública termina este lunes y que propone, entre otras estrategias reducir hasta su eliminación total las granjas de visones; liberar a los cetáceos que estén en acuarios y delfinarios; poner fin a la munición de plomo en la caza, plantar 120 millones de árboles y establecer un nuevo estilo de vida.

   El borrador analiza el estado de la riqueza natural española y concluye que está en declive y seriamente amenazada de modo que concluye que en las últimas décadas ha sufrido una disminución significativa.

   En la actualidad, el Inventario Español del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, a fecha de diciembre de 2021, el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y el Catálogo Español de Especies Amenazadas incluyen 973 especies silvestres, que equivalen al 1,43 por ciento de las especies silvestres que hay en el país. El Ministerio valora los beneficios que incluir a una especie en dicho régimen puede conllevar a su estado de conservación favorable y, por ello, promoverá la inclusión de nuevas especies en este.

   Por ello, quiere actualizar ambos listados, dado que con ello «se han conseguido importantes éxitos en la conservación de muchas especies emblemáticas de fauna».

   Así, el plan estratégico a desarrollar de aquí a 2030, identifica líneas de acción prioritarias, objetivos y actuaciones urgentes que incluyen la implantación desde 2022 de un Sistema nacional de

   seguimiento y gestión del conocimiento del patrimonio natural y de la biodiversidad en España que permita la obtención de información y la evaluación continua del estado de conservación de la biodiversidad y la geodiversidad.

   También contempla la adopción en 2022 de una Estrategia de Biodiversidad y Ciencia que impulsará la investigación interdisciplinar aplicada para la gestión y uso sostenible del patrimonio natural y la biodiversidad.

   Además, en el marco de la Estrategia Nacional de Infraestructura Verde y de la Conectividad y Restauración Ecológicas, hasta 2024 se identificarán los elementos que pueden formar parte de la infraestructura verde.

   Por otro lado, el Plan de Acción de Educación Ambiental para la Sostenibilidad (PAEAS), promoverá el desarrollo de actuaciones de divulgación, educación y sensibilización ambiental a los ciudadanos y se promocionará el enfoque de la biodiversidad bajo el enfoque de la ONU ‘Una sola salud’, para lo que se desarrollará un Plan de Acción Global sobre Biodiversidad y Salud.

RECUPERAR ESPECIES EXTINTAS

   Por otro lado, el borrador plantea recuperar de aquí a 2030 al menos un 40 por ciento de las especies extinguidas en todo el medio natural, con programas de reintroducción de especies prioritarias y amenazadas en territorios históricos en los que hayan desaparecido, incluyendo el impulso y la adecuada coordinación de programas de conservación ex situ para las especies más amenazadas.

   Asimismo, se eliminarán de manera progresiva los centros que mantienen cetáceos en cautividad. Desde 2023 quedará prohibida la cría o movimiento de ejemplares y se mejorará las condiciones de espacio disponible y las características del medio acuático en el que se ubican.

   En el medio marino el Gobierno prevé designar nuevos espacios protegidos hasta llegar al 30 por ciento en 2030 y confía declarar entre 20023 y 2024 ocho nuevos espacios marinos protegidos en la Red Natura 2000, con los que se alcanzará al menos la protección del 18 por ciento de las aguas españolas.

120 MILLONES DE ÁRBOLES NUEVOS EN UNA DÉCADA

   En cuanto al riesgo de pesticidas, el borrador prevé reducir a la mitad el uso de los más peligrosos, con la promoción de la agricultura y la ganadería ecológica, que ocupará una superficie del 25 por ciento en esta década.

   Otra medida en este ámbito pasa por que al menos el 10 por ciento de la superficie agrícola sea de alta diversidad de paisaje a través de bandas de protección, setos, barbechos rotativos o no, arbolado silvestre, cuerpos de agua o humedales o islas de biodiversidad, distribuidos de modo que se garantice la conectividad ecológica.

   De aquí a 2030 se crearán 200.000 hectáreas de nuevos bosques para lo que se tendrán que plantar al menos 120 millones de árboles.

   Otra de las propuestas del borrador pasa por aprobar en 2023 un listado de animales de compañía de modo que se limitará la tenencia de animales de «probada inocuidad medioambiental y seguridad sanitaria». En ese año se aprobará también una nueva normativa para criadores de especies de fauna silvestre.

   Bajo el objetivo de lucha contra especies invasoras, el Gobierno programará el cierre progresivo de granjas de visón americano, que deberá culminar como tarde en 2030 y realizará campañas de erradicación de las poblaciones asilvestradas de dicha especie.

VENENO

   En cuanto a la acción para evitar amenazas sobre especies se acometerán, al menos, una revisión y actualización de la Estrategia Nacional contra el uso ilegal de cebos envenenados en el medio natural y se modificarán las medidas para proteger la avifauna contra la colisión y la electrocución por tendidos eléctricos de alta tensión.

   Entre las principales modificaciones, se impulsará la adecuación de las líneas existentes y se cambiará la normativa para que las administraciones públicas dejen de estar obligadas a financiar la corrección de los tendidos antiguos. «Para 2030, todos los tendidos peligrosos habrán sido convenientemente modificados en línea con la normativa revisada», reza el texto.

   Igualmente se establecerán directrices para evitar los ahogamientos de fauna en balsas y canales y se impulsará la adaptación de las infraestructuras existentes a estas directrices y se impulsará la limpieza y descontaminación de plásticos y microplásticos para lo que se involucrará al sector pesquero, a los puertos, a la navegación o al sector turístico, entre otros sectores.

   En cuanto a la caza y la pesca, el borrador indica que antes de 2025 se aprobará una normativa para eliminar el uso de plomo tanto en aparejos de pesca como en la caza mayor en toda España y que en 2030 a más tardar esta prohibición se extenderá a la caza menor y al tiro deportivo.

   Otra medida incluida en la estrategia incluye el estudio de aquí a 2025 los subsidios e incentivos que son perjudiciales para el patrimonio natural y la biodiversidad. Así, en 2025 estos se reducirán a la mitad y en 2030 se garantizará que todos sean neutros o positivos para el patrimonio natural y la biodiversidad.

   También el sector de la construcción tendrá que involucrarse pues el Gobierno quiere adoptar medidas antes de 2024 para que, al menos el 1 por ciento del presupuesto de la obra pública se destine a financiar acciones que contribuyan a la conservación del patrimonio natural y la

   biodiversidad y a su uso sostenible.

   Por último, para reforzar la participación de las organizaciones profesionales, científicas, empresariales, sindicales y ecologistas más representativas se revisará la composición, funciones y normas del Consejo Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad.

Fuente: Europa Press