MADRID, 23 Oct. (EUROPA PRESS) –

La nueva Ley de Memoria Democrática, que entró en vigor el pasado viernes, no sólo servirá para reconocer lugares importes en el desarrollo de la Guerra Civil o donde se produjeron episodios de represión durante el franquismo, sino también para declarar ‘lugares de memoria democrática’ enclaves de la historia del liberalismo patrio como las Cortes de Cádiz o el monumento a Mariana Pineda de Granada.

En concreto, la nueva norma establece que estos lugares tendrán una «función conmemorativa y didáctica» y que habrá que de crearse un inventario con todos ellos para darlos a conocer.

Según el artículo 49 de la ley, podrán obtener ese título espacios, inmuebles, parajes o patrimonios culturales inmateriales o intangibles en los que se hayan desarrollado «hechos de singular relevancia por su significación histórica, simbólica o por su repercusión en la memoria colectiva, vinculados a la memoria democrática» y «la lucha de la ciudadanía española por sus derechos y libertades».

Las administraciones públicas que sean titulares de estos bienes «estarán obligadas a garantizar su perdurabilidad, identificación, explicación y señalización adecuada».

En este contexto, el secretario de Estado de Memoria Democrática, Fernando Martínez López, subraya que la memoria democrática española no empieza con la II República, sino más de un siglo antes, con las Cortes de Cádiz que alumbraron ‘la Pepa’ en 1812.

TORRIJOS EN MÁLAGA Y ‘LOS COLORAOS’ EN ALMERÍA

«Tenemos que conmemorar los distintos aspectos, los distintos episodios, las distintas etapas que evidentemente supusieron un avance en todo el proceso futuro que sería la vida liberal democrática de este país», defendió esta semana durante su comparecencia en el Congreso para explicar las partidas relativas a memoria histórica de los Presupuestos para 2023.

El alto cargo adscrito al Ministerio de Presidencia destacó que España está «prácticamente huérfana de lugares de memoria liberales» y adelantó que se contempla declarar como tales las Cortes de Cádiz, que tuvieron varias sedes entre 1810 y 1814 cuando llegó al trono Fernando VII.

El secretario de Estado de Memoria Democrática, también mencionó el monumento a Mariana Pineda de Granada. Se trata de una estatua inaugurada en 1873 en honor a la heroína granadina que fue ejecutada en 1831. «La posteridad admirará sus virtudes. Víctima de la Libertad. Con el secreto inmortalizó su nombre», reza la leyenda inscrita en el monolito que sostiene su efigie.

Otro de los monumentos susceptibles de ser declarado ‘lugar de memoria’ es el que homenajea al general José María Torrijos, en Málaga, en cuya playa fue fusilado junto a sus compañeros este militar liberal en 1831.

CONGRESO SOBRE LA I REPÚBLICA

Y también la columna en recuerdo a los ‘Mártires de la libertad’, de Almería, conocida como monumento a los ‘Coloraos’ por el traje rojo de la Marina británica que lucían los combatientes liberales exiliados en Gibraltar, desde donde intentaron un pronunciamiento en 1824.

Además, y segun confirmaron a Euopa Press fuentes oficiales, el año que viene se organizará una exposición dedicada al Trienio liberal (1820-1823) al que ya se ha dedicado un congreso internacional. Y también se celebrará otro relativo a la I República cuando se cumplirán 150 de su proclamación, en 1873.

Fuente: Europa Press