Once grupos nacionales lideran el ranking de grandes construcciones internacionales. En 2017, último año cerrado, estas empresas facturaron 52.641 millones de euros, según datos facilitados por Seopan, con lo que España se ha convertido en el segundo país por volumen de negocio, por detrás de China.

La facturación internacional de las compañías españolas continúa en 2019, impulsada en parte por la caída de la obra civil en el mercado local. En la asociación que agrupa a las grandes constructoras afirman que uno de los motivos del éxito internacional de estas es que llevan a cabo “la gestión de grandes proyectos con alta complejidad técnica”.

En los primeros cuatro meses del año varios son los proyectos de infraestructuras en el extranjero cuya construcción, gestión y mantenimiento se ha encargado a empresas españolas. Y todavía faltan por arrancar las primeras adjudicaciones de un megaproyecto, el Corredor Ferroviario Bioceánico para pasajeros y mercancías, que discurrirá a lo largo de 3.858 kilómetros entre Brasil, Bolivia y Perú y que unirá los océanos Atlántico y Pacífico.

Las grandes españolas juegan con dos ventajas: su experiencia en infraestructuras en América Latina y la participación en el proyecto del Estado español como uno de los inversores.

En 2017, último ejercicio cerrado, el sector facturó 52.641 millones, según Seopan

A propósito de experiencia, sin ir más lejos, el pasado 23 de mayo comenzaron las obras del tramo del Ferrocarril Central de Uruguay que enlazará Montevideo con Paso de los Toros y que consta de 270 kilómetros. Este proyecto ha sido adjudicado al consorcio liderado por Sacyr y tiene un presupuesto de 735 millones. Además de la construcción, el consorcio se ocupará de su mantenimiento durante 18 años.

Asimismo, Sacyr ha obtenido en lo que va de año la ampliación y concesión del aeropuerto de Chacalluta de Arica, en Chile, y la construcción de los nuevos hospitales Sótero del Río y Provincia Cordillera, en Puente Alto, también en el país andino. En la compañía afirman que el fuerte crecimiento del primer trimestre del año se debe a que están poniendo el foco, entre otros, “en negocios con marcado perfil concesional”.

Australia

Si hay un lugar en el mundo donde las compañías españolas están obteniendo concesiones de infraestructuras y esperan seguir haciéndolo es Australia. Este país está procurando importantes negocios, como lo demuestra el que la filial de Acciona Coleman Rail se ha hecho hace un mes con la construcción de dos nuevas estaciones ferroviarias al sur de Melbourne y la eliminación de tres pasos a nivel, proyecto que asciende a 335 millones.

El ferrocarril australiano también ha dado una alegría a Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF), que ha logrado el proyecto de suministro y mantenimiento durante 15 años de una nueva flota de trenes regionales en Nueva Gales del Sur por un importe de 500 millones.

Sin embargo, el proyecto estrella en Australia se lo ha llevado el grupo ACS, que se ha adjudicado la construcción de una nueva línea del metro de la ciudad de Brisbane, incluido un túnel bajo el agua, y su mantenimiento.

La empresa señala que se trata “del mayor proyecto de la historia del estado de Queensland”, pues su presupuesto alcanza los 3.400 millones de euros. Serán seis estaciones, cuatro de ellas subterráneas. El grupo también se ha llevado en 2019 la concesión de una red de transporte regional en Sídney que costará 760 millones.

Europa y EE UU

Euston Station Terminal de la estación de AVE de Euston (Reino Unido) que construirá ACS.

Las infraestructuras ferroviarias son las que mandan en 2019. ACS ha conseguido también la construcción de la estación del tren de alta velocidad de Euston (Reino Unido), proyecto que asciende a 2.000 millones.

Sacyr, por su parte, ha sido elegida para diseñar, construir y poner en funcionamiento el nuevo tramo del tranvía de Edimburgo, en Reino Unido, que prolonga hacia el norte de la ciudad la línea que va al aeropuerto. El importe del contrato es de 241,5 millones.

A CAF le ha tocado la ampliación del tranvía de De Lijn (Bélgica), con la entrega del tercer lote de 146 trenes con un presupuesto de 44 millones, así como el mantenimiento de una flota de 59 AVE en Italia por 120 millones. Al margen de las infraestructuras ferroviarias, destaca como gran concesión para ACS este año la del proyecto del nuevo túnel de las Hampton Roads, en Virginia (Estados Unidos), que costará 3.000 millones.

Importantes obras

• ACS ha sido seleccionada para la ampliación de la autopista I-95 en Florida, EE UU. El país norteamericano es una de las áreas geográficas preferentes para el grupo español.

• Acciona ha empezado muy bien 2019, pues a finales de abril se quedó con el contrato de diseño, construcción y operación y mantenimiento durante cinco años de la estación depuradora de aguas residuales de Ho Chi Minh (Vietnam).

• Varios consorcios europeos están interesados también en el proyecto de Corredor Bioceánico, cuyos primeros trabajos en Bolivia está previsto que se adjudiquen a lo largo de este año. Asimismo, la empresa rusa Russian Railways ha mostrado interés en la obra.

• Además de Brasil, Bolivia y Perú, dos países más, Paraguay y Uruguay, también participan en el proyecto de tren bioceánico. El corredor enlazará los cinco países desde el puerto de Santos, en Brasil, hasta el de Ilo, en Perú.
Canadá se está convirtiendo en otro gran foco de infraestructuras para las grandes empresas españolas. Acciona, por ejemplo, mantendrá dos carreteras en British Columbia.

• La actividad concesional en España ha caído un 99% respecto a 2008, según Seopan. En 2018 representó solo 97 millones de euros.

Fuente: Cinco Días