El déficit del Estado de los tres primeros meses del año se situó en 6.754 millones de euros, cifra que es un 57,5% superior a la del mismo periodo de 2018 y que equivale al 0,54% del PIB. El Ministerio de Hacienda ha explicado este martes en un comunicado que la ejecución presupuestaria de marzo incluye gastos sin equivalencia en 2018, entre los que cita la subida de la remuneración de los asalariados y de las pensiones.

MÁS INFORMACIÓN

El déficit estatal de los tres primeros meses del año se obtiene después de que los ingresos aumentaran un 1,1%, hasta los 46.049 millones, y los gastos lo hicieran un 6%, hasta los 52.803 millones.

El déficit primario —es decir, sin tener en cuenta los intereses de la deuda— cerró marzo en 1.241 millones, frente al superávit de 1.756 millones del primer trimestre de 2018, lo que equivale al 0,1% del PIB.

Conjunto de administraciones

Hacienda también ha publicado datos de ejecución presupuestaria del conjunto de las administraciones públicas —salvo las corporaciones locales, que todavía no se conocen— hasta febrero, que arrojan un déficit de 11.908 millones de euros, un 14,8% superior a la de 2018 y equivalente al 0,95% del PIB.

En esos dos meses, el déficit de la administración central equivalía al 1% del PIB y el de las comunidades autónomas, al 0,01% del PIB, mientras los Fondos de la Seguridad Social se anotaban un superávit del 0,06% del PIB.

En lo que se refiere al Estado, los ingresos por impuestos y cotizaciones sociales se situaron en 42.223 millones, un 0,3% menos, debido entre otros factores a que la recaudación por el impuesto de sociedades cayó un 81,9%, a 274 millones, por factores extraordinarios entre los que destaca la devolución de actas a una sociedad que ha supuesto un impacto de más de 700 millones.

Los ingresos por IVA aumentaron un 4,6%, a 22.990 millones, y los de IRPF, un 2,2%, hasta 11.002 millones, mientras que los ingresos por rentas de la propiedad aumentaron un 10,1 % por el mayor dividendo a cuenta recibido del Banco de España.

En cuanto a los gastos, aumentan un 6 % por varios factores, entre ellos el repunte del 8,7% de las transferencias corrientes entre administraciones públicas —que alcanzan los 30.463 millones—, sobre todo por las destinadas a los Fondos de la Seguridad Social.

La remuneración de los asalariados aumentó un 6 %, a 4.147 millones, por la equiparación salarial de la policía y la guardia civil con los cuerpos autonómicos y el aumento de la retribución de los funcionarios.

También aumentan los consumos intermedios -un 13,3 %, a 1.263 millones, por los gastos electorales- y la aportación a la Unión Europea por IVA y RNB -un 31,8 %, a 4.130 millones-.

En cambio, desciende un 8,8 % el gasto en intereses de la deuda -que se sitúa en 5.513 millones- y el dedicado a inversiones -un 23,2 %, a 1.082 millones, debido al impacto en 2018 del rescate de cuatro autopistas de peaje.

Fuente: El País