El Corte Inglés venderá a la inmobiliaria Castellana Properties dos centros comerciales en Sevilla y Cádiz por 36,8 millones de euros. La venta se enmarca en la estrategia de venta de activos inmobiliarios que puso en marcha la cadena de grandes almacenes hace unos meses para obtener liquidez para reducir su deuda. Sin embargo, el acuerdo anunciado hoy implica el cierre de los dos centros, a diferencia de los acuerdos de sale and leaseback (se vende el inmueble pero se sigue ocupando en régimen de alquiler) de otras operaciones. La empresa afirma que recolocará a la plantilla de ambos centros.

Según ha informado El Corte Inglés en un comunicado, ha alcanzado un acuerdo para desprenderse de los centros comerciales Los Arcos (Sevilla) y Bahía Sur (Cádiz), por un importe de 36,8 millones de euros, que destinará, anuncia, a reducir deuda. La operación reportará a la cadena que dirige Jesús Nuño de la Rosa una plusvalía de 10 millones.

MÁS INFORMACIÓN

Los dos centros permanecerán abiertos hasta después del verano, hasta el 30 de septiembre, cuando echarán el cierre definitivamente. En este caso, El Corte Inglés no seguirá operándolos en régimen de alquiler, como sí ha hecho con otros centros que ha vendido en el último año. La empresa afirma que recolocará a los 378 trabajadores de ambas tiendas «en alguno de los centros de la cadena ubicados en sus respectivas provincias», atendiendo a sus «deseos laborales» para proponerles «tareas adecuadas a sus perfiles profesionales».

Según explica la cadena, estos dos centros comerciales no estaban incluídos en el macroplan de venta de inmuebles que anunció a finales de marzo. Según dicho plan, El Corte Inglés encargó a la consultora PriceWaterhouseCoopers (PwC) que encontrase compradores para 95 edificios en ciudades como Madrid, Barcelona, Málaga o Sevilla. De esos 95 activos, 14 son centros comerciales y oficinas, 16 solares y el resto son tiendas pequeñas, aparcamientos, almacenes y otros inmuebles.

Este proceso está actualmente en venta y su finalidad es reducir la abultada deuda de la empresa, de 3.652 millonesal cierre del primer semestre de 2018. El propósito de esa reducción de pasivo es obtener el grado de inversión para la emisión de bonos realizada a finales del año pasado.

Fuente: El País