La situación de la cadena de supermercados Dia es “grave” y, hoy por hoy, la única solución sobre la mesa es la ampliación de capital de Letterone, el máximo accionista (29%), condicionada al triunfo de la opa sobre el resto del capital y a un acuerdo con la banca. Así lo afirma el consejero delegado de Dia, Borja de la Cierva, en una carta a los accionistas en la que, además, les advierte, como ya hizo el fondo la semana pasada, de que si no acuden a la opa y esta no sale adelante, la empresa podría verse “abocada a un proceso concursal o de disolución y liquidación de la sociedad”.

En un escrito poco habitual en estas situaciones, De la Cierva reitera los argumentos que el consejo de administración que lidera esgrimió para emitir una opinión favorable a la opa de Letterone, el fondo del magnate ruso Mijail Fridman, por más que se trate de una oferta low cost, a 0,67 euros por acción. Es decir, en vista de la “situación financiera y patrimonial del grupo Dia, cuya gravedad [el accionista] conoce”, y que además sigue deteriorándose, la única opción es la ampliación de capital de Letterone (la del consejo fue rechazada en la junta de accionistas).

Como esta ampliación está condicionada a la opa, si esta no triunfa, con el sí de al menos la mitad del 71% que no tiene Fridman, el aumento no tendrá lugar y Dia, que necesita “medidas urgentes” para salir de la situación de patrimonio neto negativo en que se halla y para pagar sus deudas (vencimientos de préstamos, líneas de liquidez y bonos corporativos), podría verse “abocada a un proceso de restructuración de su deuda (incluyendo canjes de deuda por capital [es decir, los bancos acreedores se harían con la empresa]) e incluso a un proceso concursal o de disolución y liquidación de la sociedad, situaciones todas ellas que podrían comportar la pérdida sustancial o incluso total de su inversión en la compañía”.

Dia presentó en 2018 unas pérdidas de 352 millones de euros y un patrimonio negativo de 166 millones, de los que casi 100 corresponden a la matriz. Debe reequilibrar esos 100 millones antes del 20 de mayo, dos meses después de la junta de accionistas. Si no lo hace, entraría en preconcurso de acreedores.

La carta del consejero delegado llega apenas unos días después de que Fridman aumentase una semana el plazo para aceptar la oferta, del 23 al 30 de abril, en vista de la escasa aceptación que estaba cosechando, apenas un 3,3%. En el comunicado de extensión del plazo, Letterone recurría también al miedo: o yo (aceptación de la opa y, por tanto, ampliación de capital) o la nada (concurso de acreedores, disolución, pérdida total de la inversión). Letterone, por boca de su representante para el comercio minorista, Stephan DuCharme, ha advertido de que, si la opa fracasa, dejará de «perder el tiempo en Dia».

Se da la circunstancia de que De la Cierva, como Letterone no se ha cansado de reiterar, será relevado de su puesto, junto a buena parte del consejo actual, en cuanto el fondo se haga con el control total de la cadena de supermercados si la opa triunfa. El fondo considera que De la Cierva es uno de los responsables de la caída libre en que la cadena entró hace un par de años, puesto que forma parte del consejo desde septiembre de 2016.

Fuente: El País