La Casa Blanca pidió aprobar la resolución y dejar de lazo «juegos políticos imprudentes e irresponsables»

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

La Cámara de Representantes y el Senado de Estados Unidos han aprobado este jueves un proyecto de ley para prolongar la financiación a la Administración hasta el 18 de febrero, si bien la votación ha estado rodeada de incertidumbre ante la posible negativa del Partido Republicano en la cámara alta.

El Gobierno estadounidense tenía como plazo hasta la medianoche de este viernes para sacar adelante una votación que le permitiese extender los fondos financieros.

La votación se ha mantenido en el aire desde hace días ante la postura de senadores del Partido Republicano opuestos a respaldarla si no se retiraba o modificaba la normativa de obligatoriedad de vacunación lanzada por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Si bien en la Cámara de Representantes ha aprobado la propuesta con 221 votos a favor y otros 212 en contra, en el Senado se precisaba de la unanimidad de la sala para aprobar el plan por la vía rápida antes del viernes, recoge la cadena CNN.

Finalmente, demócratas y republicanos han acordado realizar votaciones sobre el proyecto de ley provisional, así como una enmienda republicana para prohibir el uso de fondos federales para las medidas de obligatoriedad de la vacuna contra la COVID-19, que finalmente no ha prosperado.

La controvertida ley lanzada por Biden –fuertemente criticada por sectores de la bancada republicana– obliga a que los empleadores de cien o más trabajadores se cercioren de que estos están vacunados con la pauta completa contra la COVID-19 o que se practiquen pruebas y usen mascarilla.

El senador republicano por el estado de Utah Mike Lee, uno de los que se oponía a aprobar la financiación de la Administración mientras no se levantase el mandato sobre las vacunas, ha catalogado esta medida como «inmoral e inconstitucional».

Sin embargo, hay un sector republicano que no comparte que miembros del partido puedan ser los responsables del bloqueo a las capacidades de la Administración. «Les hemos sugerido firmemente que esta no es la dirección correcta», ha trasladado el senador republicano por Dakota del Sur Mike Rounds a CNN.

Por su parte, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, había catalogado la aprobación del proyecto en la Cámara de Representantes como «buenas noticias» y ya había trasladado su confianza sobre que finalmente se dotaría de financiación a la Administración.

«Creemos que hay tiempo para que los legisladores dejen de lado los juegos políticos imprudentes e irresponsables y promulguen la resolución continua a corto plazo que financiaría al Gobierno hasta principios del próximo año y daría tiempo para un acuerdo presupuestario de todo el año, que obviamente es nuestro objetivo general», aseveró Psaki en rueda de prensa.

Así, desde la Casa Blanca consideraban que aún disponían de tiempo para aprobar la financiación al Gobierno y evitar un bloqueo. «Nuestro objetivo es, por supuesto, evitar el cierre del Gobierno (…) Pero eso depende del Congreso», zanjaba Psaki en respuesta al miedo que pudiera tener Biden por si el proyecto no prosperaba en el Senado.

El presidente Biden ya se ha enfrentado a lo largo de este año a episodios de tensión como el de este jueves ante la posibilidad de que el Congreso no le dotase de financiación para acometer las políticas de su Administración.

De hecho a finales de septiembre firmó un proyecto de ley que ampliaba hasta este viernes la financiación para mantener operativas las oficinas del Gobierno, evitando el cierre administrativo de los servicios no esenciales.

Fuente: Europa Press