Quedaría a dos escaños de la mayoría, incluso si logra el apoyo de Yamina

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

El bloque de partidos encabezado por el Likud del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, estaría por debajo del umbral necesario para garantizarse una mayoría en el Parlamento que le permita formar Gobierno, según los resultados de las legislativas del martes correspondientes al 87 por ciento del recuento.

Así, el Likud sumaría 30 escaños, por los 18 del opositor Yesh Atid, los nueve de Shas, los ocho de Azul y Blanco y los siete de Judaísmo Unido de la Torá, Yamina y el Partido Laborista. Por su parte, Nueva Esperanza, Yisrael Beitenu, Sionismo Religioso y la Lista Árabe Conjunta suman seis.

A ellos se suman Meretz y Raam con cinco escaños, después de que este último partido haya cruzado la barrera del mínimo del 3,25 por ciento de los votos en el último recuento por primera vez desde el inicio del proceso, según ha informado el diario ‘The Jerusalem Post’.

El líder de Raam, Mansur Abbas, ha resaltado que espera que la formación –que se separó de la Lista Árabe Conjunta antes de las elecciones y ha indicado que podría llegar a apoyar a Netanyahu, un respaldo rechazado desde el bloque derechista– logre representación en la Knesset.

«Tenemos 150.000 votos, lo que significa que estamos dentro», ha manifestado. «Lograremos cuatro o incluso cinco escaños», ha agregado, antes de defender la posibilidad de una cooperación con el primer ministro israelí, tal y como ha recogido el diario ‘The Times of Israel’.

De esta forma, ha hecho hincapié en que Raam «está dispuesto a negociar con ambas partes, con cualquiera interesado en formar Gobierno y que se considere a sí mismo como el próximo primer ministro. «Si hay una oferta, nos sentaremos a hablar», ha argüido, en declaraciones a la emisora Radio 103FM.

Fuentes de Yesh Atid han confirmado que el líder del partido, Yair Lapid, se ha puesto ya en contacto con Abbas para abordar la situación, tras lo que han acordado celebrar un encuentro en los próximos días, sin que por ahora hayan trascendido más detalles al respecto.

Los resultados del último recuento dejan de esta forma al bloque de Netanyahu por debajo de los 61 escaños necesarios para lograr la mayoría en el Parlamento, integrado por 120 puestos, incluso aunque lograra el apoyo de Yamina, liderado por Naftali Bennet.

El partido derechista ha hecho campaña contra Netanyahu y Bennett se ha postulado como candidato al puesto de primer ministro, lo que ha supuesto una amenaza para el primer ministro y el bloque, que tendrá que hacer concesiones a Yamina en caso de que quiera integrarle para garantizarse una posible mayoría.

Netanyahu reaccionó a los resultados cuando el recuento apuntaba a una mayoría de su bloque y Yamina para asegurar que «está claro que una clara mayoría de los ciudadanos israelíes son de derechas y quieren un Gobierno de derechas, fuerte y estable que preserve la economía de Israel, su seguridad y su tierra».

El presidente del Comité Central de Elecciones, Orly Adas, ha informado de que algo más de cuatro millones de electores han acudido a las urnas, el 67,2 por ciento de las personas con derecho a voto en Israel, lo que supone la participación más baja desde 2009.

Israel ha celebrado este martes elecciones legislativas, las cuartas en cerca de dos años, tras el colapso del Gobierno de unidad pactado por Netanyahu, y el que era el líder del opositor Azul y Blanco, Benjamin Gantz, por la falta de acuerdo en torno a los Presupuestos.

Fuente: Europa Press