Un 8,3% de los ocupados españoles trabaja 49 horas o más a la semana, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Aunque en principio no se puede trabajar más del límite fijado por la legislación, sí que se pueden hacer horas extraordinarias retribuidas, ya sea con dinero o con descanso. El problema es que la propia EPA indica que aproximadamente un 44% de esas horas extra no han sido abonadas y, en consecuencia, son ilegales.

MÁS INFORMACIÓN

Estas estadísticas, elaboradas con cifras de 2017 y recogidas en la Encuesta de Indicadores de Calidad de Vida, muestran que las jornadas largas son algo muy habitual. De hecho, el 51% de los trabajadores tiene jornadas de 40 horas semanales o superiores. Y eso a pesar de que los convenios colectivos fijan una media de unas 38 horas pactadas, según el registro del Ministerio de Empleo.  

El perfil de los que más horas trabajan presenta dos caras perfectamente identificables: por un lado, aparecen los autónomos, los directivos y los empleadores. Por otro, los jóvenes alrededor de la treintena, con poca cualificación, extranjeros y dedicados sobre todo a la construcción y la hostelería.

De poco importa que 2017 fuese un año en el que se había recuperado el PIB perdido con la crisis. Esta sigue proyectando su alargada sombra sobre el mercado de trabajo: «La estructura del mercado laboral de los últimos años, por la situación de crisis económica y la necesidad de adaptarse a las condiciones difíciles de este mercado, ha contribuido significativamente a cambios en las jornadas laborales», afirma la nota del INE.

Parte de estos datos también se explican por los tres millones de trabajadores por cuenta propia que contabiliza el INE. Estos no cuentan con una regulación que limite sus horarios y tiran de esta media hacia arriba. Tal y como se desprende de los datos de medias trabajadas recogidas en la EPA, siempre se suelen dar jornadas más largas entre los autónomos, los empleadores y los directivos y gerentes. También en el sector privado más que en el público. Y entre los hombres más que en las mujeres. Los sectores que acumulan una mayor proporción de jornadas extensas son la construcción, la hostelería, la industria manufacturera y el comercio. Los que menos son la Administración Pública, la educación y las actividades sanitarias y de servicios sociales.

El 8,3% de los ocupados españoles trabaja 49 horas o más a la semana

Por edades, los más trabajan 40 horas o más se encuentran en la franja entre 25 y 34 años con un 55% de ellos. Y este porcentaje va disminuyendo conforme aumenta la edad. Sin embargo, curiosamente ocurre justo lo contrario con el porcentaje de personas que trabaja 49 horas o más: este se eleva con la edad. Entre 50 y 64 años un 9,8% rinde en el puesto 49 horas o más, quizás por las mayores responsabilidades.

Según el nivel de educación, parece que cuanta menos formación se tiene más horas se trabaja: con una educación obtenida hasta la secundaria de primera etapa, el 56% suma 40 horas semanales o por encima. Con hasta secundaria de segunda etapa y postsecundaria no superior, el 51% trabaja esas 40 horas o más. Con grado superior, solo el 46% tiene jornadas de 40 horas o superiores.

La población extranjera arroja un mayor porcentaje de ocupados que se sitúa en el umbral de las 40 horas o más allá. El 56,2% de los trabajadores extranjeros procedentes de la UE tiene una jornada larga. En el caso de los extracomunitarios, la cifra llega al 58,3%.

Estas cifras de España contrastan con las de otros países europeos. Por ejemplo, en Rumanía, Bulgaria, y Hungría más del 80% de la mano de obra trabaja 40 horas o más. En Polonia, el 75%. En Grecia, el 72%. En Portugal, el 56%. Entre los países más ricos y por tanto más productivos, en Italia el 50% trabaja las 40 horas o más. En Alemania, el 45%; en Finlandia, el 35%; en Francia, el 28%; en Dinamarca, el 25%.

Las comunidades que presentan más ocupados con jornadas largas de 40 o más horas fueron Canarias y Baleares (55,6%), Cataluña (55,4%), Murcia (54,7%), Aragón (53,0%), Castilla-La Mancha (52,7%), La Rioja (52,6%) y Madrid (52,3%). Las autonomías con menos trabajadores con jornadas largas fueron: Ceuta (35,3%), Melilla (38,2%), País Vasco (43,0%), Asturias (45,2%), Extremadura (46,8%), Navarra (47,5%), Andalucía (47,5%), Castilla y León (48,9%) y Galicia (50,0%). A la luz de estas cifras, parece claro que allá donde dominan sectores como por ejemplo el turismo hay más horas extraordinarias.

Si se atiende solo a los trabajadores que hacen jornadas de 49 horas o más, las comunidades que más concentran ese tipo de ocupados son: Castilla-La Mancha (11,2%), Comunidad Valenciana (10,4%), Murcia (10,3%), Aragón (10,1%), Castilla y León (9,8%) y Galicia (9,8%). Por el contrario, las que presentaron porcentajes más bajos de este tipo de ocupados son: Ceuta (4,7%), Canarias (5,3%), Navarra (5,6%), País Vasco (5,9%) y Cataluña (6,1%).

Fuente: El País