Washington cree que «la invasión podría comenzar en cualquier momento»

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, ha anunciado este lunes el cierre de la Embajada de Estados Unidos en Kiev y el traslado del personal diplomático a la ciudad de Leópolis, cerca de la frontera con Polonia.

Blinken ha explicado que se trata de una «reubicación temporal» del escaso personal que aún quedaba en la capital ucraniana «debido a la aceleración de la acumulación de fuerzas rusas» en la frontera con Ucrania, informa la CNN.

«He ordenado tomar estas medidas primero por la seguridad de nuestro personal. Emplazamos vehementemente a cualquier ciudadano estadounidense que quede en Ucrania a abandonar de inmediato el país», ha indicado Blinken.

«Estas precauciones por prudencia no socavan en modo alguno nuestro apoyo ni nuestros compromisos con Ucrania. Nuestro compromiso con la soberanía e integridad territorial de Ucrania es inquebrantable», ha subrayado.

«También continuamos con nuestros esfuerzos sinceros de alcanzar una solución diplomática y seguimos en contacto con el Gobierno ruso tras la llamada del presidente (Joe) Biden con el presidente (Vladimir) Putin y mi conversación con el ministro de (Asuntos) Exteriores (ruso, Sergei) Lavrov», ha explicado.

«La vía de la diplomacia sigue estando abierta si Rusia elige participar de buena fe. Esperamos que nuestro personal regrese a la Embajada en cuanto las condiciones lo permitan», ha indicado Blinken.

TRASLADO «ABSOLUTAMENTE NECESARIO»

El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, ha explicado posteriormente que era «absolutamente necesario» evacuar a los diplomáticos de Kiev debido a la «clara posibilidad, quizás más real que nunca antes, de que Rusia decida proceder con una acción militar».

«Nos basamos en lo que estamos viendo en el propio terreno y con nuestros propios ojos, que es una acumulación (militar) continua y no provocada rusa en la frontera de Ucrania y no hay ningún indicio de desescalada», ha apuntado Price.

«Las fuerzas rusas continúan llegando a la frontera ucraniana y (…) la invasión podría comenzar en cualquier momento», ha asegurado. «No está claro si Rusia quiere seguir por el camino diplomático», pero ha advertido de que si finalmente se produce la invasión habrá «un sufrimiento humano generalizado».

Entre los diplomáticos trasladados a Leópolis está la máxima responsable de la Embajada, la encargada de negocios Kristina Kvien. «Seguirán en contacto con el Gobierno ucraniano, coordinando los esfuerzos diplomáticos», ha apostillado.

Fuente: Europa Press