Estados Unidos ha urgido este jueves a España a excluir totalmente a la china Huawei de las redes 5G y le ha advertido que adoptar tecnología que «no es de confianza» afectará a su «capacidad de compartir información al más alto nivel».

El subsecretario de Estado adjunto de EE UU para la comunicación internacional y cibercomunicación, Robert Strayer, ha recordado en declaraciones a la prensa la «buena cooperación» bilateral, por ejemplo en la OTAN y a nivel policial, y ha resaltado que si los países «adoptan tecnología que no es de confianza, eso afectará a nuestra capacidad de compartir información al más alto nivel».

Ha insistido en que países y operadores europeos de telecomunicaciones deben excluir a la compañía china Huawei de todos los niveles de las redes 5G y no solo de los núcleos más sensibles de esos sistemas.

Además, el alto funcionario estadounidense consideró que los Gobiernos europeos deberían «presionar» a las operadoras para que solo haya proveedores fiables en las redes 5G, y recalcó que el peso de esa decisión «no debería» recaer en las compañías de telecomunicaciones sino en las autoridades nacionales.

Strayer cerró este jueves una visita a España en la que se entrevistó con altos cargos de los ministerios de Exteriores y de Asuntos Económicos, así como con reguladores y operadores de telecomunicaciones, a fin de insistir en el mensaje de Washington acerca del potencial peligro de Huawei, igual que de la también china ZTE.

En los últimos meses, varios operadores europeos como Telefónica o Vodafone han anunciado que retirarán progresivamente la presencia de equipos de Huawei de los núcleos críticos de las redes 5G, a fin de contar con varios proveedores de esa infraestructura. Sin embargo, Strayer subrayó este jueves la posición del Gobierno estadounidense de que las zonas menos sensibles de las redes (denominadas «edge» a nivel técnico) también son un foco de «potencial vulnerabilidad». En este sentido, recalcó que el riesgo no está solamente en los núcleos más sensibles de las redes 5G sino en todas esas infraestructuras.

Strayer afirmó que compañías como Ericsson, Nokia o Samsung son consideradas por el Gobierno estadounidense «proveedores seguros y fiables» y aseguró que no existe la distancia tecnológica con Huawei que se proclama «en Pekín». En este sentido, consideró que «hay que desmitificar» el liderazgo de la compañía china en 5G, de la que aseguró que está inmersa en «una campaña para engañar a la población de Europa» sobre esta tecnología.

Strayer, quien también visitó Portugal en su viaje por Europa, participó el pasado fin de semana en la Conferencia de Seguridad de Munich (Alemania), en la que el secretario de Estado de EE UU, Mike Pompeo, calificó a Huawei y a tecnológicas chinas de «caballo de Troya» de los servicios de inteligencia de Pekín.

Robert Strayer recordó que la ley china de seguridad nacional obliga a las compañías de ese país, incluso privadas, a cooperar con los servicios de inteligencia y seguridad y a mantener esa cooperación en secreto, lo que muestra el control que puede tener el Partido Comunista de China sobre la información que circule por las redes de telecomunicaciones donde sus empresas tengan presencia.

Fuente: Cinco Días