MADRID, 23 Jul. (EUROPA PRESS) –

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, ha declarado el estado de emergencia en el sistema carcelario del país y ha cambiado al director del Servicio de Rehabilitación Social (SNAI) en respuesta a los motines desarrollados en las últimas jornadas en dos prisiones, que han dejado 22 muertos y 44 heridos.

«Se declara el estado de emergencia en el sistema carcelario, a fin de movilizar todos los recursos necesarios», ha anunciado en un comunicado el presidente, quien se ha trasladado a la ciudad de Lacatunga, en la provincia de Cotopaxi, donde ha producido una de las recientes masacres en una prisión.

En respuesta a los últimos motines, que han apuntado al grave problema que se vive en las cárceles del país, el mandatario ecuatoriano ha aseverado que también se ha establecido el control militar en el perímetro de acceso a los centros penitenciarios, así como control policial en otros puntos.

También, ha cesado al general Edmundo Moncayo como director del SNAI, que contará ahora con el coronel Fausto Cobo como titular, a quien Lasso ha transmitido todo su «apoyo» para «usar el poder de la ley e imponer el Estado de Derecho, garantizando la paz y los derechos humanos en los centro penitenciarios».

«Tomaremos medidas de fondo para la reestructuración de todo el sistema carcelario, con la reducción del hacinamiento de las cárceles, el restablecimiento del control interno y la vigilancia, el fortalecimiento a los guías penitenciarios y el aumento de los recursos», ha avanzado, a través de su perfil de Twitter.

Lasso ha incidido en que el Gobierno ya ha restablecido el control en las dos prisiones afectadas en las últimas jornadas, la de Lacatunga, y la de Guayaquil, en la provincia de Guayas.

«La contundente intervención de la Policía Nacional, con el firme respaldo de las Fuerzas Armadas, puso fin definitivo a los incidentes. Se equivocan si creen que este Gobierno va a actuar con la misma tibieza que los anteriores», ha dicho también el mandatario, quien ha asegurado que «las mafias serán derrotadas», ya que estos disturbios se enmarcan en enfrentamientos entre pandillas.

Los motines registrados la noche del miércoles en cárceles de Cotopaxi y Guayaquil, han dejado por el momento un total de 22 muertos y 44 heridos, incluidos agentes de Policía, mientras las fuerzas de seguridad han capturado a decenas de reos que lograron escaparse.

Hasta 120 personas han muerto en las siete prisiones del país en lo que va de año, con una de las más grandes masacres el pasado 23 de febrero en las prisiones de Libertad Zonal 8 y Sierra Centro Norte, en Cotopaxi, y una en Turi, en Cuenca, que se saldaron con 80 presos sin vida, recoge ‘El Universo’.

Fuente: Europa Press