Ciudadanos pide al PP ayuda para hacer «política de contención» ante los socios del Gobierno

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) –

Las bancadas que apoyan al Gobierno en el Congreso y las de la oposición se han lanzado este miércoles acusaciones recíprocas de dañar la imagen de España en el exterior, en un bronco debate que ha incluido alusiones a la relación de Bildu con el congreso, a la monarquía y al 1-O.

Los diputados debatían una moción que ha defendido la ‘popular’ Belén Hoyo para pedir al Gobierno un plan integral para recuperar la imagen de España en el ámbito sanitario, turístico, de inversión y de credibilidad del Estado de Derecho.

Hoyo ha reivindicado el orgullo de «la nación más antigua de Europa», con una lengua que hablan 600 millones de personas, una «transición modélica» como sus fuerzas armadas, sus fuerzas de seguridad y su sistema sanitario, una «diversidad como nación que debería unir y nunca dividir» y «el saber estar de Su Majestad el Rey Felipe».

A su juicio, «España siempre brilla» pero ahora está «en un momento de eclipse» por las políticas del Gobierno, desde la ley educativa hasta una reforma del CGPJ «inspirada en Hugo Chávez» y para revertir el daño hace falta un liderazgo que no ve en el banco azul.

La moción, que se votará el jueves, ha recibido solo el apoyo explícito de Vox y de Ciudadanos, que ha presentado una enmienda para detallar los aspectos concretos en los que, a su juicio, debería trabajar ese «plan integral» por la imagen de España.

Y es que la diputada ‘naranja’ Marta Martín Llaguno ha pedido al PP apoyo para hacer una «política de contención» ante un Gobierno cuyos socios «quieren romper España». «Se trata de que no se gasten los fondos de la UE, que es un tren que va a pasar una vez, en cesiones a Bildu y ERC. Nosotros estamos aguantando como jabatos, pero nosotros somos 10, ustedes son 90 y les pido que nos ayuden», ha dicho.

UPN: «A LA MITAD DEL GOBIERNO LE SALE SARPULLIDO CON ESPAÑA»

Más duro ha sido, desde UPN, Carlos García Adanero, que ve «un imposible» pedir al Gobierno que defienda la imagen de España en el mundo cuando a la mitad de él «le sale sarpullido cada vez que oye nombrar a España, piensa que su bandera es la tricolor y que la democracia de Venezuela es más avanzada que la de Alemania».

En su opinión, el Gobierno no puede «vender» la imagen de España porque él mismo «hace lo posible para dejar claro que España es una mezcla de no sé qué, un país sin bandera, sin idioma propio y sin habitantes propios».

Las tesis del PP han recibido también el apoyo de Vox, si bien su diputado Víctor Sánchez del Real ha acusado «al bipartidismo» de no haber hecho nada para impedir que el independentismo haya pagado a lobbies «millones» procedentes de todos los españoles «para atacar a España».

Sánchez del Real ha acusado al PSOE de usar España Global para «poner a los suyos» –«la escritora del libro que luego firmó Pedro Sánchez», ha dicho de Irene Lozano– y ha cuestionado sus planes para 2021, con 2,3 millones de euros de presupuesto .

LOS TUITS DE VOX, RUFIÁN, ZARAGOZA

«1.200 acciones en redes sociales en un año. Yo no soy experto en redes sociales pero eso se lo hacemos en una tarde entre Rufián, Zaragoza y yo», ha espetado, aludiendo a los diputados Gabriel Rufián (ERC) y José Zaragoza (PSC).

Frente a ellos, la socialista Ana Belén Fernández Casero ha replicado al PP que los indicadores internacionales muestran que la imagen de España es sólida, y ha acusado a los ‘populares’ de «visitar embajadas» para que España no reciba fondos europeos y de «cuestionar el Estado de Derecho».

Además de ese argumento, que ya expuso la ministra Arancha González Laya, Fernández Casero ha defendido que la imagen de España es la de un país que «lidera en la UE el avance social», que impulsa la educación, hace bandera del feminismo, actúa contra el cambio climático y recupera la cooperación internacional.

Con el Gobierno de Sánchez, ha dicho, España ha «recuperado en tiempo récord la consideración internacional» sobre las «cenizas» que dejó el PP.

También ha cargado contra el PP Gerardo Pisarello (En Comú), afirmando que lo que «escandalizaba» a Europa era que en España hubiera un gobierno con un partido «condenado por los tribunales» y acusando a los ‘populares’ de tomar partido por la «austeridad» holandesa en la negociación de los fondos europeos.

PISARELLO: UNA POLÍTICA REPUBLICANA

Pisarello ha dejado claro que su intención es trabajar por una política interior y exterior «que sea republicana, democrática, plurinacional y pacifista, autónoma» y ha citado palabras del Quijote: «libertad, igualdad y pan para todos».

En el debate no ha intervenido el PNV y los portavoces independentistas que han tomado la palabra han visto otras razones para el deterioro de lo que Néstor Rego (BNG) ha llamado «el régimen español».

«Una Constitución que hace aguas, una monarquía corrupta y anacrónica, la conculcación de derechos y libertades, la persecución de la disidencia política, la negación de los derechos de las naciones o las políticas que pretenden la asimilación lingüística y la imposición del español», ha afirmado Rego, con unos argumentos que ha utilizado también Marta Rosique, de ERC.

Por su parte, Laura Borràs (Junts) ha pedido no «malgastar dinero en planes integrales integralmente inútiles» y en lugar de eso amnistiar «a los presos políticos» y permitir comisiones de investigación sobre la Corona.

Fuente: Europa Press