VIGO, 25 Abr. (EUROPA PRESS) –

   La Guadia Civil ha detenido a un hombre de 26 años en Vigo por haberse dedicado a estafar más de 100.000 euros a través de la venta online de mascarillas por el territorio nacional e internacional.

   A este hombre se le acusa de un delito de estafa continuada, con el agravante de tratarse de bienes de primera necesidad durante el estado de alarma. Además cuenta con antecedentes policiales por delitos de falsedad y contra el patrimonio.

   Esta vez ha sido detenido a raíz de una denuncia interpuesta por una residencia de mayores de Burgos que a través de una página web había comprado material de protección sanitario por un valor de más de 3.500 euros.

   La supuesta empresa vendía productos de «protección específica contra el contagio del coronavirus», pero al no recibir el material denunciaron a la presunta compañía y se comprobó que constaban más de 60 denuncias contra este sitio web, que no permitía el reembolso de pago.

   La Guardia Civil inició una investigación que llevó a los agentes hasta Vigo, donde comprobaron que la empresa que operaba con ese portal web se trataba en realidad de un «complejo entramado virtual», según ha explicado este cuerpo de seguridad del Estado en un comunicado este sábado.

   En el mismo han precisado que «el engaño se cometía a través de una tienda online perfectamente diseñada donde se informaba permanentemente de la existencia de ‘stock’ de material sanitario y posibilitaba el pago seguro mediante un amplio abanico de sistemas». Para «reforzar» el engaño, marcaba plazos de entrega muy breves (España peninsular 15 días, Islas 18 días, UE de 7 a 15 días).

   Una vez transcurría este periodo, los clientes no recibían las mascarillas FFP3 que habían encargado y si llegaban era en poca cantidad, de pésima calidad y sin las certificaciones correspondientes.

   Tras descubrirse la estafa, la Guardia Civil pudo comprobar que el hombre al que acusan recibía los pagos de los clientes estafados en siete cuentas bancarias. En ellas constaban más de 2.600 transacciones por más de 100.000 y el sistema de pago online había registrado más de 753 reclamaciones.

   Así, los agentes procedieron a su detención en la ciudad olívica y las diligencias contra él han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción de Salas de los Infantes (Burgos).

TRATA DE FUGARSE

   Por otra parte, la Guardia Civil también interceptó a un hombre de 27 años que circulaba por la N-120 (Ourense-Vigo), trató de huir, no tenía carné de conducir e incumplía la orden de confinamiento vigente por el estado de alarma.

   Los hechos se remontan al pasado martes, cuando dos motoristas de la Guardia Civil circulaban a la altura del kilómetro 572 de la N-120 sentido Vigo. Allí vieron como un coche aceleraba con la intención de huir de los agentes, por lo que los efectivos fueron tras él.

   Cuando lo interceptaron el conductor resultó ser un varón de 27 años, vecino de Ourense, que nunca había obtenido la autorización administrativa para conducir, por lo que lo acusaron de un delito contra la seguridad del tráfico.

   Además, el vehículo carecía de ITV y de Seguro desde hacía un año, unas infracciones que acarrean sanciones de 200 y 1500 euros respectivamente. También fue denunciado por no respetar la distancia de seguridad con otros usuarios de la vía, una infracción grave que supone una sanción de 200 euros y detracción de 4 puntos.

   Igualmente, el conductor no pudo justificar el motivo de su desplazamiento, lo cual se contempla como una infracción a la Ley de Seguridad Ciudadana en el actual estado de crisis sanitaria.

Fuente: Europa Press