Los policías proponen sancionar a tres participantes en una concentración antimascarillas en la Plaza Pedro Velarde de la capital

SANTANDER, 31 Ago. (EUROPA PRESS) –

La Policía Nacional ha intervenido este fin de semana en el desalojo de la Plaza de Cañadío de Santander tras el cierre de los locales de ocio y, también, en la disolución de dos fiestas en Torrelavega con 43 jóvenes identificados.

La actuación en la capital cántabra tuvo lugar en la noche del sábado, 29 de agosto. Los agentes, en colaboración con efectivos de la Policía Local, vigilaron que los establecimientos de ocio nocturno cumplieran con los horarios de cierre al público, impidiendo a los clientes permanecer reunidos en la plaza de Cañadío una vez cerrados.

Intervino la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía Nacional, para cumplir la normativa sanitaria vigente ante la crisis del Covid, informa la Policía Nacional en un comunicado.

El sábado por la tarde, los efectivos de la UPR también contribuyeron a mantener el orden durante la concentración anti mascarillas, que tuvo lugar en la Plaza Pedro Velarde. Los efectivos propusieron sanción a tres de los participantes por no utilizarla.

DOS FIESTAS EN TORRELAVEGA

Por otro lado, policías nacionales, junto a locales de Torrelavega, han disuelto dos fiestas el fin de semana en la ciudad, proponiendo también para sanción a los 43 identificados.

Están acusados de incumplir las medidas sanitarias decretadas en Cantabria, principalmente el uso obligatorio de mascarillas, los horarios de cierre en los bares y exceder del máximo de diez personas en las reuniones sociales.

En la madrugada del viernes 28 al sábado 29 de agosto un ciudadano alertó de que en una antigua discoteca de Torrelavega, que actualmente es un local abandonado, se escuchaban ruidos y música «muy alta».

Personados en el lugar, los agentes observaron que se estaba celebrando una fiesta con numerosos jóvenes de entre 17 y 23 años, por lo que procedieron a su identificación y propusieron para sanción a las 21 personas que estaban en el interior.

Y alrededor de las 2.30 horas del domingo día 30, un vecino de la ciudad avisaba a una patrulla de un local de ocio nocturno que se encontraba abierto fuera del horario permitido.

Una vez en el lugar, los agentes comprobaron que había 22 personas en el interior, consumiendo alcohol y fumando, por lo se les propuso también para sanción por la comisión de varias infracciones administrativas.

Fuente: Europa Press