Nadie, ni siquiera él, imaginó lo que le deparaba el futuro el día en que, en 1981, un ERE acabó con su carrera en la empresa de material contraincendios en la que trabajaba en Madrid, primero como administrativo, y por último como jefe de compras y gestión de almacén. El despido le obligó a empezar de cero. Ahora, Manuel Valle es el presidente del holding de capital 100 % canario Valora, dedicado al transporte, la gestión logística y de la información que agrupa a siete empresas con una veintena de sedes en toda España y que factura más de 20 millones de euros al año.
El mismo día que perdió su empleo anterior, alguien le dijo que la empresa de paquetería SEUR estaba buscaba responsable para implantarse en Canarias. “Está vacante Tenerife, si te apetece”. Y no se lo pensó a pesar de no tener experiencia previa en empresas de transporte. Puso rumbo junto a su mujer a una isla en la que solo había estado de paso en una ocasión, y donde ambos comenzaron realizando todo el trabajo: reparto de los paquetes, visitas a los clientes, recogida de la mercancía en el aeropuerto, despacho de aduanas… 

El buen funcionamiento del negocio los llevó a ir contratando nuevo a personal. “Nos incorporamos en un momento en el que SEUR crecía de manera brutal, duplicábamos facturación todos los años en los 80”, explica sentado en uno de los sofás de su enorme despacho, ubicado en la sede de SEUR frente al aeropuerto de Tenerife Norte. Señala que, para ello, fue clave el hecho de que la empresa “revolucionó” el transporte urgente en España al unir toda la península en 24 horas. En Canarias, esa revolución consistió en rebajar paulatinamente las dos semanas de tardanza media en la entrega de una mercancía, y que en la actualidad se ha reducido a 48 horas “en días hábiles”, apunta.

La compra de la sede de SEUR en Gran Canaria, a principios de la década de los 90, supuso un impulso al grupo, al que siguió la de La Palma. Con los servicios de paquetería funcionando a pleno rendimiento, el siguiente paso fue la creación de una empresa de logística, hoy llamada Valora Logística, dedicada a almacenar y preparar pedidos para clientes que demandan ese servicio en Canarias, entre ellos el Grupo Planeta o Nespresso.

Manuel Valle Manuel Valle

El holding Valora se creó en 2010 para agrupar las distintas empresas familiares (entre ellas Gestión y Custodia de Información de Canarias, líder de gestión documental). La siguiente ampliación llegó en 2013 con la adquisición de una empresa de gestión de copias de seguridad de sistemas informáticos con sede en Barcelona. “Entramos con un 40%, y ahora tenemos el 90%”. Se llama Valora Data, y tienen sedes en Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia y Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria, donde cuentan con búnkeres donde almacenan las cintas físicas de las copias de seguridad de sus clientes, como Coca Cola (del millar con los que cuentan). También realizan copias online para centros de datos o su almacén en la nube. 

Al holding se han sumado recientemente una empresa de adquisición de activos inmobiliarios o SEUR Valladolid. Valle admite que están ultimando otros dos proyectos de crecimiento, si bien rehusa ofrecer más detalles por razones de confidencialidad.

Manuel Valle esboza algunas de las razones que han llevado a Valora a consolidarse y crecer: desde el modelo de gestión del negocio a la innovación y certificación oficial de sus métodos. Pero además, hay otras. “Como empresa familiar tenemos unos valores, y consideramos que el tratamiento de las personas es fundamental”, indica, y explica que cuentan con plan de igualdad o con un código ético que vela por aspectos como la prevención del acoso. 

Valle es consciente de que la evolución en estos casi 40 años no es la habitual de un negocio que comenzó siendo solo una paquetería. “Hemos querido posicionarnos en sectores en los que éramos expertos o conocedores. Esto es decisión, orientación estratégica y visión de futuro”, remarca.

Fuente: Cinco Días