MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) –

El vicesecretario general de Ciudadanos, Edmundo Bal, se ha mostrado contrario a la idea de crear un nuevo impuesto para una comunidad autónoma, en concreto, el ideado para la Comunidad de Madrid por su capitalidad, planteamiento inicialmente avalado por el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, y rechazado posteriormente por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

Sin embargo, a su juicio, «el sanchismo cederá a los deseos del separatismo, aunque atente contra los principios de generalidad», como ha alertado en declaraciones a los medios desde la sede nacional de la formación naranja.

Esta semana, el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, planteó establecer un nuevo impuesto para la Comunidad de Madrid por su capitalidad, idea avalada por el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, pero que se ha encontrado con el rechazo frontal de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y de varios Ejecutivos autonómicos, partidos aliados del PSOE como Compromís, o incluso federaciones territoriales socialistas.

Según Bal, «estas políticas de subidas de impuestos, lo que tratan de ocultar es la ineficiencia en la gestión de las administraciones públicas» y ha alabado que Andalucía se haya convertido en «motor económico de España» desde que Cs está en la Junta.

«Estas personas que reclaman como un dogma que los impuestos sean altos, miran con envidia a otras CCAA donde conseguimos bajar los impuestos y mantener el estándar de servicios públicos propios del estado de bienestar», ha defendido Bal.

«Si se imponen impuestos solo a una CCAA y no a todas, en mi opinión esto sería netamente inconstitucional porque atenta contra el principio de la generalidad que establece la Constitución» ha afirmado el vicesecretario para quien, pese a las discrepancias existentes en el Gobierno, «si ERC quiere, Sánchez de nuevo obedecerá, cederá y cumplirá con tal de mantenerse en el poder hasta el final de la legislatura».

En la rueda de prensa, Bal también ha arremetido contra «la nueva injerencia por parte del Gobierno en el poder judicial» después de que la ministra Pilar Llop, en una entrevista en ‘El País’, haya afirmado que ve «bastante improbable» que el Supremo anule los indultos del «procés».

«¡Dejen trabajar a la Justicia con tranquilidad!», ha afirmado Bal que considera que estas declaraciones son «inadmisibles» y suponen «un atentado contra la división de poderes».

Fuente: Europa Press