PALMA DE MALLORCA, 23 Abr. (EUROPA PRESS) –

Trece personas fueron detenidas este miércoles en Baleares, una de ellas fue un joven de 19 años por celebrar una fiesta en casa de un amigo e incumplir así las restricciones del decreto de estado de alarma. Al joven le constaban seis propuestas de sanción.

Según ha informado este jueves la Delegación del Gobierno en Baleares, cuando los agentes acudieron al domicilio, comprobaron que cuatro jóvenes, tres de ellos menores, habían celebrado una fiesta en la vivienda.

En total 13 personas fueron detenidas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en coordinación con las Policías Locales del archipiélago, entre este miércoles y la madrugada de este jueves en Baleares por desobediencia a agentes de la autoridad por incumplir las restricciones del decreto de estado de alarma.

Entre los detenidos, la Policía Local de Ciutadella interceptó este miércoles a un conductor de 49 años en Cala en Blanes después de que tratara de evitar un control policial junto a una rotonda y reconocer finalmente que iba a ver a un amigo. Había sido propuesto para sanción en dos ocasiones.

En Ibiza, la Policía Nacional arrestó a un hombre de 44 años que caminaba por la calle muy lejos de su domicilio sin causa justificada y le constaban tres actas administrativas anteriores por desobediencia.

Mientras, en Mallorca, la Policía Local de sa Pobla detuvo a un hombre que fue sorprendido andando por la vía pública y, cuando iba a ser identificado por los agentes, se dio a la fuga.

DETENIDOS EN PALMA

En Palma, la Policía Local arrestó a otros tres ciudadanos por vulnerar el confinamiento domiciliario. Uno de ellos, un joven de 21 años, fue interceptado cuando bebía alcohol en las inmediaciones de la calle General Riera. Había sido denunciado cinco veces por desobediencia. Asimismo, en la capital balear cuatro hombres fueron detenidos por haber sido denunciados con anterioridad y circular o encontrarse la vía pública sin motivo justificado.

Los agentes también arrestaron a un hombre de 35 años este miércoles por la tarde por resistencia y desobediencia, ya que se enfrentó a los agentes al verse descubierto cuando trataba de sustraer artículos en un supermercado de la ciudad.

Por otro lado, otro ciudadano de 46 años fue sorprendido cuando salía de casa de su expareja, de la que tenía una orden de alejamiento. El hombre trató de huir, pero luego admitió ante los policías que había acudido al domicilio para ver a sus hijos aprovechando que su expareja no se hallaba en casa porque estaba trabajando.

Por último, la Policía Nacional detuvo la pasada madrugada a un conductor de 46 años, que explicó que había ido a Son Banya a comprar droga. Le constaban otros dos arrestos anteriores y cuatro actas administrativas por desobediencia.

CONTROLES EN LOS PUERTOS, AEROPUERTOS Y CARRTERAS

Por otro lado, el aeropuerto de Son Sant Joan, en Palma, registró este miércoles la llegada de 204 pasajeros, mientras que otros 146 salieron de Mallorca en los 10 vuelos que operaron, según los datos de la Guardia Civil.

El aeródromo de Eivissa recibió 32 viajeros en un vuelo de entrada y otros 27 abandonaron la isla en un vuelo de salidaa, mientras que el aeropuerto de Menorca contabilizó ayer a 25 personas que llegaron y 20 se marcharon de la isla en cuatro vuelos programados.

La Delegación del Gobierno en Illes Balears ha agradecido la colaboración de la ciudadanía durante estos días, pero ha advertido de que «no podemos relajarnos en la lucha contra el coronavirus».

Fuente: Europa Press