BILBAO, 29 Nov. (EUROPA PRESS) –

El colectivo de presos de ETA, EPPK, ha anunciado su deseo de que los recibimientos a los presos de la banda terrorista excarcelados se desarrollen de forma «privada» y «discreta» cuando lleguen a sus localidades o en la misma salida de las cárceles, según recoge en un comunicado enviado a Gara, que publica en su edición digital.

«A través de este comunicado, EPPK transmite a nuestra familia, amigos y compañeros, y a la sociedad vasca, que quiere que las recepciones que se nos hacen cuando salimos a la calle se desarrollen de manera privada y discreta, siguiendo el camino recorrido en general en los últimos meses», indica el texto.

Asimismo, señala que «ciertos agentes y partidos buscan irresponsablemente el enfrentamiento en lugar de la convivencia». «No queremos alimentar ninguna controversia estéril, de ninguna manera: tenemos la voluntad de actuar constructivamente y ser responsables», asevera.

«No nos daremos por vencidos en el camino que hemos tomado, –prosigue– las excusas de quienes se sienten cómodos en las actitudes más pesimistas son cada vez más evidentes para los ciudadanos vascos, sobre todo a medida que su influencia se desvanece».

Tras recordar que han pasado diez años desde que finalmente terminó la lucha armada, destaca que «quienes quieren impedir la paz y perpetuar la imposición, han buscado bloquear y sabotear cada paso adelante desde entonces, buscando venganza y con la voluntad de imponer una historia falsa que distorsione el conflicto, alimentando la historia de ganadores y perdedores».

Por otro lado, el colectivo de presos reconoce que «hay personas que han expresado honestamente que sienten dolor con la bienvenida del público». «Son personas dañadas por las acciones de nuestra militancia del pasado y entendemos que pueden sentirse heridas», manifiesta.

«Aun aceptando que el preso que sale después de muchos años y muy duras condiciones de prisión tiene derecho a recibir el abrazo de sus familiares, [esas víctimas] han expresado que los actos públicos de recepción les causan dolor. Decimos claramente que nuestro deseo es aliviar todos los sufrimientos y abrir nuevas opciones, curar heridas y fortalecer la convivencia entre los ciudadanos vascos», precisa.

Después de consultar a los presos de ETA, el EPPK considera oportuno que su «alegría de ser libres» sea compartida con quienes les esperan en la puerta misma de la prisión o con quienes les reciben «con discreción». «En el futuro, solo queremos recepciones en un espacio privado entre familiares», añade.

El EPPK sitúa esta decisión como «una contribución individual y colectiva» que hacen los presos de la banda a la «convivencia, la paz y el reconocimiento del sufrimiento ajeno», además del suyo propio y el de sus familiares. El diario Gara publicará este martes el comunicado completo en su versión original, en euskera.

Fuente: Europa Press