Ve «positivo» crear un fondo público de pensiones pero es «totalmente contrario» a subir el SMI y limitar el precio de alquileres

MADRID, 16 Nov. (EUROPA PRESS) –

El Círculo de Empresarios ve «poco realistas» y «desfasadas» las previsiones del proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2021 ante la segunda ola, con una estimación de ingresos «inflada» y una «infraestimación» y falta de evaluación de la eficiencia en el aumento del gasto, al tiempo que rechaza su «carga ideológica» con una subida de impuestos que «afectará a todas las clases» y ve una «pena» los apoyos a las nuevas cuentas públicas de la «izquierda radical y nacionalistas».

También ha cuestionado la idoneidad del incremento de gasto que implica compromisos estructurales, como el alza de los salarios a los funcionarios, y se muestra «totalmente contrario» a una eventual nueva subida del Salario Mínimo a 1.000 euros y limitar el precio de los alquileres, porque en el primer caso dañará a las empresas y en el segundo «no ha funcionado en ningún sitio» y aumenta la economía sumergida. En cambio, ve «positiva» la creación de un fondo público de pensiones y la «prioridad» de la Sanidad.

Así lo ha señalado el presidente del Círculo de Empresarios, John de Zulueta, en la rueda de prensa telemática para analizar los Presupuestos de 2021, que ya han pasado la fase de enmiendas a la totalidad en el Congreso y que la organización cree que comporta «un déficit estructural que compromete la recuperación».

De Zulueta, que ha criticado los «errores» en la gestión de la pandemia, ha cargado contra los apoyos de los grupos que respaldaron la investidura del Gobierno al verlos «una pena», porque «reflejan la fragilidad de los apoyos» y un Gobierno «sin apoyo sólido, dependiendo de fuerzas de la izquierda radical y nacionalistas», en un momento en el que «no se puede fallar con los PGE porque la economía está absolutamente hundida en este momento».

En este sentido, ha dicho esperar que se modifiquen algunos contenidos de los PGE en la fase «crítica» de las enmiendas parciales, porque algunas medidas recogidas «pueden perjudicar la recuperación de la economía y el empleo a corto y medio plazo».

En cuanto al cuadro macroeconómico sobre el que se sustentan los PGE, De Zulueta y el director de Economía del Círculo, Juan María Nin, lo ven «tan optimista que no es real», y en general consideran «optimistas» y «poco realistas» todas las previsiones recogidas en las nuevas cuentas públicas.

CRITICA LA SUBIDA DE IMPUESTOS «GENERALIZADA»

Por el lado de los ingresos, De Zulueta ve la estimación del Gobierno «sobredimensionada e inflada», coincidiendo con la sobrestimación de 2.000 millones calculada por la AIReF, y ha criticado la «carga ideológica» de los PGE al recoger una subida de impuestos a los ricos, que en la práctica «afectará a las empresas y a todas las clases, como la trabajadora y la baja».

Desde el Círculo han avisado de que los cambios impositivos pueden contener «elevados costes» en términos de seguridad jurídica y atracción de inversión extranjera directa, así como perjudicar «seriamente» la productividad y la competitividad de la economía española, además de que «bascula sobre familias y empresas».

En este sentido, han cuestionado que se incremente la presión fiscal en España cuando el resto de socios europeos están optando por bajar los impuestos, ya que se trata de una situación excepcional y subirlos es «contraproducente» para el consumo, la inversión y la seguridad jurídica. «No es el momento de llevar la contraria», ha apostillado Nin.

Por el lado del gasto, el incremento del gasto en 2021 podría resultar infraestimado ante la evolución actual de la pandemia», advierten, situando el desfase entre el gasto presupuestado y el real en 15.000 millones de euros.

En cuanto al gasto público, el Círculo respalda su aumento en las partidas sociales que permitan «temporalmente» afrontar las dificultades de las familias, los autónomos y las empresas, pero cree que estaría «infraestimado» ante la evolución actual de la pandemia con la segunda ola, rondando el desfase unos 15.000 millones entre el gasto presupuestado y el real, y cuestiona que se eleven otros gastos que implican adquirir compromisos de carácter estructural, como la indexación de pensiones al IPC y el incremento generalizado del salario de los empleados públicos.

De Zulueta ha lamentado que no se haya realizado una correcta evaluación de la eficiencia del gasto, al tiempo que Nin ha reclamado que se acompañe esos aumentos de gasto con propuestas de corrección del déficit estructural, recordando que la capacidad de mejora del gasto público en la Administración central y las CC.AA. es de «miles de millones».

AVISAN DE AUMENTO DE LA PRIMA DE RIESGO DESDE 2022

El director de Economía del Círculo ha alertado del «handicap» de un déficit estructural que rondará los 75.000 millones de euros (6% del PIB) porque «compromete la recuperación» y debe conducir a que los analistas y administradores tengan en cuenta que desde 2022 se empezarán a registrar aumentos de la prima de riesgo.

Según Nin, actualmente España destina un 6,9% del PIB pago de intereses de la deuda, un porcentaje «soportable» porque los tipos de interés son bajos, pero alerta de que será «insoportable» cuando los tipos de interés empiecen a subir.

En cuanto a los fondos europeos, que en los PGE se recoge un adelanto de 27.000 millones, Nin ha pedido «mucha cautela» respecto a su efectos multiplicador y ha defendido que habría suficientes proyectos para su ejecución pero si se hace «bien o no será responsabilidad de todos», reclamando la participación activa del sector privado en la ejecución y asignación.

EN CONTRA DE ELEVAR SMI Y LIMITAR LOS ALQUILERES

Preguntados sobre el límite de los precios de alquiler que impulsa Podemos, De Zulueta ha criticado que se trata de una «intromisión en el mercado privado», de cuyos ingresos «depende la gente», porque «el 90% de pisos y casa está en manos privadas, no en los fondos buitre», por lo que ha alertado de que la medida «puede hacer mucho daño» y elevar la economía sumergida más allá del 22% del PIB estimado en la actualidad.

«No es una buena estrategia porque detrae la oferta y se necesita más oferta para bajar el precio; la idea de controlar los precios no funciona ni ha funcionado en ningún sitio», ha apostillado citando los ejemplos de Barcelona o Berlín. «Ni la historia ni la racionalidad económica explica, justifica o brinda un solo argumento para el capado de los precios», ha añadido Nin al respecto.

A su vez, De Zulueta se ha mostrado «totalmente en contra» de una eventual subida del Salario Mínimo a 1.000 euros como proponen los sindicatos, porque los incrementos de los dos ejercicios previos hasta los 950 euros «dificultó a muchísimas empresas», especialmente al sector textil y agrícola.

Ha recordado que los países nórdicos funcionan «estupendamente» sin SMI y presentan un salario medio superior al de España, por lo que ha rechazado un nuevo alza para evitar dañar a «muchísimas empresas» en situación complicada por la pandemia y para no aumentar la economía sumergida.

Como recomendaciones, el Círculo pide unas previsiones macroeconómicas «más realistas» para estimar la recaudación, unos PGE «expansivos» que respondan a «criterios técnicos, no a cuestiones ideológicas o políticas»; reconsiderar el incremento de la presión fiscal y acometer a medio plazo una reforma fiscal integral.

También reclama incrementar los recursos para aflorar la economía sumergida, mejorar la eficiencia del gasto, acometer reformas estructurales y una necesaria estrategia de «transición gradual» de consolidación presupuestaria.

Fuente: Europa Press