La empresa de componentes de automóvil CIE Automotive ha duplicado el beneficio neto en los primeros nueve meses de 2018, hasta los 335,7 millones de euros. La mejora del resultado obedece al impacto contable del reparto de la filial de ingeniería Dominion, entregada en marzo a los accionistas de CIE en forma de dividendo extraordinario. La operación supuso un beneficio contable de 238,9 millones de euros por la diferencia entre el valor en libros y el valor de mercado del porcentaje del capital repartido.

En paralelo, CIE ha aprovechado parte de estas plusvalías para sanear el negocio de biocombustibles, interrumpido por decisión de la empresa, y para realizar algunas provisiones. Sin el impacto de estas cuentas extraordinarias, el beneficio neto de CIE ha crecido el 20%, hasta los 189,7 millones de euros en nueve meses. El resultado ha estado por debajo de las previsiones de los analistas, si bien las ha superado en términos de Ebitda, según los datos de Bloomberg.

El resultado bruto de explotación ha aumentado un 12% hasta los 404 millones de euros. Los ingresos han aumentado en un 6% hasta los 2.292 millones de euros. La acción de CIE, muy castigada en las últimas jornadas por los malos resultados de algunas firmas del automóvil, repunta un 3% en la apertura del mercado.  La empresa, además, ha reiterado sus previsiones para 2020, que suponen un margen neto del 10% sobre ingresos.

El consejero delegado de CIE, Jesús María Herrera, ha destacado en un comunicado que tras su salida del accionariado de Dominion la compañía puso el foco en su negocio principal, trabajando en el crecimiento orgánico y la mejora de sus márgenes operativos en todas las zonas geográficas en las que está presente.

También ha destacado que CIE ha abordado proyectos «tan ambiciosos» como la recientemente anunciada adquisición de la división de sistemas de techos de Inteva, especializada en el diseño y producción de techos para el sector de la automoción y que se encuentra entre los tres principales fabricantes de este segmento en el mundo.

Esta integración, con unos mil millones de dólares de ventas, supone «un salto importante en el posicionamiento de CIE entre los principales suministradores de automoción, de la mano de un producto de compleja ingeniería, de alto valor añadido y enmarcado en las innovadoras tendencias de confort del vehículo», ha añadido.

Fuente: Cinco Días