Cepsa ha alcanzado un beneficio neto de 380 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que representa un descenso del 42% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, según el último informe de resultados de la compañía. La petrolera española afirma que este descenso se debe a al entorno de bajos márgenes de refino en la primera mitad del año, así como a la caída de los márgenes de algunos productos petroquímicos.

Asimismo, ha registrado un resultado bruto de explotación ajustado (ebitda) de 1.551 millones de euros, un 26% superior al del mismo periodo del año anterior, que se situó en 1.229 millones. La compañía destaca el buen comportamiento de los negocios de exploración y producción, área donde la compañía ha invertido 140 millones de euros, destacando la inversión en el desarrollo de los campos de Sarb y Umm Lulu. Por otra parte, también resalta el comportamiento positivo del negocio de marketing. El importe neto de la cifra de negocio ascendió a 18.113 millones, lo que representa un descenso del 1 %.

Las inversiones de la petrolera en el periodo ascendieron a 634 millones de euros, destinadas principalmente al desarrollo de los campos en Abu Dabi y a proyectos en el área de Refino para la optimización de las refinerías. Además, el flujo de caja libre fue de 731 millones de euros, antes del pago de dividendos.

Por su parte, la compañía destaca que ha llevado a cabo durante este periodo un proceso de optimización de su estructura de capital, alargando la vida media de la deuda a más de cinco años. De esta manera, se ha reducido la deuda neta de la compañía en un 4% respecto al mismo periodo del año anterior, a pesar de la apreciación del dólar. El ratio deuda neta/ebitda se ha situado en 1,4 veces; cuatro décimas inferior al del cierre del año pasado.

Fuente: Cinco Días