Alerta de que el populismo está arrastrando a partidos tradicionales al «revisionismo», incluso de la configuración política de la nación

MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) –

El líder del PP, Pablo Casado, ha destacado este viernes el resurgir de los conservadores en las elecciones regionales de Francia con el resultado que el Partido Popular logró con la candidatura encabezada por Isabel Díaz Ayuso el 4 de mayo en las autonómicas madrileñas. Dicho esto, ha subrayado que, pese a la maquinaria de «propaganda» del Gobierno de Pedro Sánchez, la sociedad española ha decidido «rebelarse» apoyando al PP.

Casado ha lanzado este mensaje en su intervención vía telemática en el debate organizado por el Partido Popular Europeo (PPE) con 150 diputados de parlamentos de la UE para reflexionar sobre el futuro del proyecto político del partido. Entre los presentes se encontraba el presidente del Grupo Popular Europeo, Manfred Weber.

Después de que la derecha haya ganado las regionales en Francia frente a la extrema derecha de Marine Le Pen, Casado ha destacado la recuperación en esos comicios del centro-derecha francés, que muchos creían que estaba «muerto» y que se ha convertido en «clara alternativa al populismo», según han informado a Europa Press fuentes ‘populares’.

A renglón seguido, ha destacado la situación de España, donde el Gobierno liderado por Pedro Sánchez, apoyado en «independentistas y radicales», impulsa una «enorme maquinaria de adoctrinamiento y propaganda que impregna todas las estructuras del Estado» y pretende apartar el mensaje del PP, han agregado las fuentes consultadas.

En este escenario tan difícil para el PP, ha proseguido Casado, la sociedad española «ha decidido rebelarse» a través del Partido Popular y así se puso de manifiesto en las autonómicas madrileñas, donde Ayuso ganó con una «rotunda mayoría». Según ha añadido, esa tendencia la siguen constatando semana tras semana en las encuestas, que muestran un «amplio y creciente apoyo» de los ciudadanos al Partido Popular.

Según Casado, las experiencias tanto del pasado como del presente demuestran que cuando defienden los principios y mantienen las ideas con claridad, incluso en los escenarios más duros, se ganan la confianza de los ciudadanos.

LA BRECHA ABIERTA POR EL INDEPENDENTISMO

Casado ha afirmado que los retos a los que se enfrenta Europa hoy en día van directamente al corazón de la libertad y del individuo. Y ha pedido no olvidar que los problemas de uno de los países de la Unión al final son los problemas de todos los demás, citando como ejemplo de ello la inmigración. Por eso, ha indicado que deben seguir defendiendo unas fronteras seguras y una inmigración legal y ordenada.

El presidente del PP ha aludido al nacionalismo como el segundo gran reto y ha subrayado que lo conocen bien en España. Según ha destacado, en Cataluña el independentismo ha creado «una enorme brecha» entre los ciudadanos y las familias e incluso «se ha levantado contra el orden constitucional», según fuentes del partido.

En ese contexto, ha afirmado ante sus colegas europeos que el PP es «garante del Estado de Derecho» y seguirá defendiendo «la soberanía nacional y el cumplimiento de la Constitución sin claudicaciones, sin cobardías, sin indultos y sin dar la espalda a los ciudadanos libres y no separatistas cuyos derechos han sido vulnerados durante demasiado tiempo».

El jefe de la oposición ha hecho referencia al populismo, que, a su entender, busca sacar provecho de los miedos, frustraciones y penurias de la gente apoderándose de las instituciones sin otro propósito que el de destruirlas. Según ha dicho, lo han visto en países de América Latina como Cuba, Venezuela y Nicaragua, pero también lo están viendo en países europeos, tanto a la derecha como a la izquierda.

Según ha alertado, ese populismo está «arrastrando» a los partidos tradicionales hacia la interpretación «revisionista» y, en el caso de España, de la Constitución, de la Transición e «incluso de la configuración política de la nación española», han señalado fuentes ‘populares’.

En este apartado, el líder del PP también ha hecho referencia al identitarismo y al proteccionismo. Y frente a estos desafíos, ha subrayado que el PPE debe presentar un proyecto político «fuerte y reconocible», en un momento en que «los enemigos de la libertad, la democracia y el Estado de Derecho amenazan a la Unión Europea y desafían los principios del humanismo cristiano».

Casado ha indicado que en estos tiempos inciertos, lo fácil sería acercar la oferta política a las opciones «aparentemente más exitosas» que apuesta por el populismo. Sin embargo, ha recalcado que el PPE no debe caer «en esa tentación».

LA BATALLA DE LAS IDEAS

Casado ha destacado que la moderación es una parte fundamental del PPE y un factor clave a la hora de hacer frente «a las amenazas populistas». Eso sí, ha indicado que esa moderación no implica renunciar a los principios y valores que defienden a través de la «batalla de las ideas».

El presidente del PP ha dicho que no tiene por qué aceptar que la izquierda asuma la bandera del «feminismo, del ecologismo, de la inmigración, de las políticas sociales o del empleo». Los populares europeos, ha dicho, no pueden caer en la imitación fácil sino que deben convertirse en líderes del debate político, marcando la agenda, defendiendo sus ideas y manteniendo su identidad.

«Defendamos la política frente al populismo; la moderación como alternativa a la confrontación; la verdad y la honestidad frente a la demagogia y la manipulación; el individuo responsable frente al sectarismo y la colectivización. Y, por supuesto, lideremos el debate sobre la libertad», ha concluido.

Fuente: Europa Press