Dice que «otro tipo de manifestaciones más pequeñas en cualquier lugar del España pueden ser más asumibles» pero en Madrid significan «riesgo»

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha justificado este viernes que se hayan prohibido todas las manifestaciones y concentraciones convocadas en Madrid por el Día Internacional del Mujer del 8 de marzo, pero no en otros lugares, porque es en la capital donde siempre se producen las movilizaciones «más grandes y más importantes», y donde ahora se están registrando también los peores datos de coronavirus.

«No es un lugar normal. Madrid es la capital del Estado. Cualquier manifestación en Madrid siempre es la más grande y la más importante. Y los datos de Madrid precisamente junto con los de Ceuta y Melilla no son los mejores de nuestro país», ha asegurado en declaraciones a los medios antes de participar en la presentación del informe ‘Madre no hay más que una: monoparentalidad, género y pobreza infantil’.

De este modo, Calvo ha abogado por adoptar ante esta cita «criterios ponderados» y ha defendido así la decisión de la Delegación del Gobierno en Madrid de prohibir estos actos, al entender que «en un lugar tan grande desde el punto de vista de la densidad demográfica», las manifestaciones podían llevar «a una concentración de personas que haga retroceder en la situación pandémica».

«Esta es la razón por la que otro tipo de manifestaciones más pequeñas, más acotadas, en cualquier lugar del España, pueden ser más asumibles y en Madrid pueden significar alguna posibilidad de estar en riesgo», ha afirmado, al tiempo que ha defendido que el Gobierno es feminista y que está «volcadísimo» con la celebración del 8M, aunque tenga que ser de forma distinta.

Según Calvo, la manifestación en Madrid algunos años «ha sido alguna de las más importantes del mundo, no solo de España», y por ello, «hay que tener bastante cuidado con que Madrid en ese sentido no tenga ningún punto de avance contra la pandemia». «No hay más», ha enfatizado.

«Esta es la razón por la que ayer el delegado del Gobierno, con estos datos de la Comunidad de Madrid y todas las peticiones, era un poco previsible que pudiéramos estar una situación que no ayudara. Solo es eso. Pero este Gobierno está absolutamente volcado en la participación del 8M en todas las fórmulas posibles», ha ahondado.

EL PSOE, MÁS DE 40 AÑOS EN EL 8M

Calvo ha querido dejar claro además que aunque este año la reivindicación del 8M tenga que ser diferente, mujeres como ella llevan «40 año años» manifestándose, cuando solo eran «tres solas». «Así que tenemos ya una cierta experiencia de lo que es estar en pie», ha apostillado.

Al ser preguntada por la decisión de CCOO y UGT de llevar a los tribunales la prohibición por parte de la Delegación de Gobierno en Madrid de la concentración que habían convocado, como cada 8M, en la Plaza de Cibeles, Calvo ha asegurado que respeta que ante una decisión de esta naturaleza se pueda «discrepar», sobre todo cuando estos sindicatos lleva, como el PSOE, «saliendo a la calle 42 años».

«Como no vamos a querer que el 9M se convierta en una gran contestación contra el patriarcado. Pero también se puede entender que la Delegación del Gobierno tenga algún tipo de prevención sobre lo que en una ciudad tan grande como Madrid pueda tener», ha explicado.

Eso sí, ha avisado de que esto no significa que estén «de un lado o de otro», porque «no hay lados». «Aquí hay un 8 de marzo que celebra un país contundentemente como es España, una gran ciudad que da siempre una respuesta extraordinaria y una pandemia con unos datos particularmente no buenos justamente aquí en Madrid», ha recalcado.


550441.1.260.149.20210305120737
Vídeo de la noticia



Fuente: Europa Press