BRUSELAS, 11 Nov. (EUROPA PRESS) –

La Comisión Europea calcula que la economía española crecerá un 4,5% en 2022, situándose medio punto porcentual por encima de la previsión de verano, mientras que la previsión de crecimiento desciende al 1% para 2023 y repunta al 2% para 2024.

Al evitar que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) se contraiga durante dos trimestres consecutivos, quedando al -0,3% en el último trimestre de 2022, pero al 0,0% en el primero de 2023, mientras que en el segundo trimestre del próximo año espera una expansión del 0,3% y del 0,5% en el tercer y cuarto trimestres del próximo ejercicio, España salvaría una recesión técnica que sí afectará al resto de la Unión Europea (UE).

También aumenta la previsión de repunte de la inflación española hasta el 8,5% para el presente ejercicio, frente al 8,1% estimado en julio, pero prevé una reducción de hasta el 4,8% para 2023 y del 2,3% para 2024.

Esta cifra se sitúa, no obstante, por debajo del 9,3% del pronóstico comunitario de inflación, que se prevé que descienda a un 7% en toda la Unión Europea para 2023 y hasta el 3% en 2024.

El comisario de Economía, Paolo Gentiloni, ha destacado que se espera que la economía española crezca un 1% en 2023 y un 2% en 2024, lo que supone «uno de los mayores niveles de la UE», mientras que se sitúa también entre los países con mayor disminución de la tasa de desempleo, junto a Lituania, Suecia o Italia, pasando del 13,3% al 12,4%.

Asimismo, se espera, según ha afirmado Gentiloni, que la economía española experimente una desaceleración del crecimiento el próximo año y que las presiones derivadas de los altos precios de la energía disminuyan parcialmente a partir de mediados de 2023, lo que permitirá un repunte paulatino de la actividad gracias a la moderada reactivación del consumo privado y una mayor normalización del turismo.

De igual modo, se prevé que esta expansión sea más robusta en 2024, también gracias a la reactivación de la demanda interna y externa y que el PIB real crezca un 4,5% en 2022, antes de reducirse al 1,0% en 2023, y subir al 2,0% en 2024.

«En general se puede ver que las previsiones para España incluyen una recuperación más gradual que en otros países de la UE, pero siguen siendo positivos dentro de una difícil situación», ha agregado el comisario de Economía, quien también ha apuntado que existe una diferencia en las previsiones del Gobierno español y en las de la Comisión, que proyecta una menor contribución del consumo privado y de las inversiones a la economía.

En cuanto a la reforma de las pensiones, Gentiloni ha recordado que se trata de uno de los requisitos para el cuarto desembolso de los fondos europeos, que llegará a finales del año que viene. «Confío en continuar el diálogo con las autoridades europeas para que ese aspecto de las reformas acordadas sea satisfactorio», ha incidido.

Por lo que respecta al conjunto de la UE, ha señalado que espera que la economía comunitaria entre en una recesión técnica que será «generalizada», ya que la mayoría de los Estados miembro experimentará dos trimestres consecutivos de contracción.

Fuente: Europa Press