La crisis abierta el pasado 28 de enero en Red Eléctrica tras la dimisión intempestiva de Jordi Sevilla como presidente no ejecutivo, se cerrará en los próximos días con el nombramiento, en su lugar, de la  exministra de Vivienda y directora de la Fundación Pablo Iglesias, Beatriz Corredor. La comisión de nombramientos y retribuciones de Red Eléctrica ha propuesto hoy el nombramiento por cooptación de Corredor como consejera, un paso previo a su nombramiento como presidenta de Red Eléctrica. El próximo jueves, 25, está convocado un consejo de Red Eléctrica.

La comisión de nombramientos de Red Eléctrica ha informado favorablemente de su nombramiento como presidenta del Consejo y presidenta no ejecutiva de la compañía en esa sesión siempre y cuando previamente sea nombrada consejera, según han informado a CincoDías fuentes próximas a la empresa y ha comunicado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Beatriz Corredor (Madrid, 1968) es licenciada en Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid y ejerció durante 23 años como registradora de la propiedad. Secretaria de Ordenación del Territorio y Políticas de Vivienda en la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, fue nombrada ministra de Vivienda en 2008, en el segundo Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Tras la desparición de este ministerio en 2010, que se integró en la cartera de Fomento, Corredor pasó a ocupar el cargo de Secretaria de Estado de Vivienda.

Diputada socialista en el Congreso la actual legislatura, el pasado 13 de enero dejó su escaño «por razones personbales». Fuentes políticas aseguran que en la propuesta de Beatriz Corredor como presidenta no ejecutiva de Red Eléctrica se ha renid en cuenta su gran conocimiento de derecho mercantil y «su elevado perfil institucional».

Tras la conflictiva etapa de Jordi Sevilla, que fue nombrado presidente en el verano de 2018, el relevo se ha analizado con lupa desde Moncloa. Sevilla atribuyó su salida a las «ingerencias» de la vicepresidenta para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, (relativas a inversiones o discrepancias regulatorias) a la que pidió su dimisión a finales de noviembre. Aunque hasta el último momento buscó el apoyo de otros ministros para seguir en su cargo, el exministro de Administraciones Públicas optó por el cese. La gota que colmó el vaso fue la propuesta al consejo de Red Eléctrica para atribuirse ciertas funciones ejecutivas (que ya ejercía) y la creación de una vicepresidencia.

MÁS INFORMACIÓN

Fuente: Cinco Días