El consejero delegado de la BBVA, Onur GençEl consejero delegado de la BBVA, Onur GençEFE

BBVA se ha convertido, por el momento, en el banco español que está sacando más provecho de la nueva normativa de pagos PSD2. O así lo parece. Mientras que el martes anunció que se convertía en la primera entidad española que permite pagar en los comercios online desde las cuentas de otros bancos, algo que puede llevar a cabo gracias a la PSD2 al dar su consentimiento el cliente para que BBVA pueda acceder a sus cuentas en otras entidades, acaba también de lanzar una forma casi instantánea de cambiar la domiciliación de los recibos que los clientes tienen en otras entidades.

Esta nueva funcionalidad pionera en el sector, según aseguran fuentes de la entidad financiera, es posible gracias al servicio de agregación que lanzó hace más de un año, y también vinculado a esta normativa PSD2, que entró en vigor en parte el pasado 14 de septiembre.

Para llevar a cabo esta operativa, el cliente solo debe indicar qué recibos quiere domiciliar en BBVA y de qué entidad quiere traerlos, y aceptar los términos y condiciones de la operación. Con ello, la entidad que preside Carlos Torres establece el contacto y se encarga de la gestión completa. De esta forma, aseguran las mismas fuentes del banco, esta operación, que “puede causar tanta pereza, como reconocen los clientes, se puede hacer de forma casi inmediata y sin acudir a una oficina”.

BBVA cuenta ya con el denominado servicio mudanza, que permite a los clientes domiciliar sus recibos con solo enviar una fotografía de los mismos. Además, hace algo más de un año lanzó el servicio de agregación, para que los clientes pudieran agregar sus posiciones en otros bancos dentro de la app de BBVA.

Ahora, ha dado un paso más al ser el propio banco el que realiza todo el trámite, sin necesidad de que el cliente incorpore la fotografía del recibo, es decir, a través del propio servicio mudanza contacta con el emisor del recibo y lo domicilia en la cuenta de BBVA al recuperar del módulo de recibos de sus otras entidades la información necesaria para gestionar el cambio de domiciliación con los emisores.

El proceso se realiza en la parte privada de la app o de la web de BBVA, en un entorno seguro para el usuario. Además, el cliente tiene la trazabilidad de todo el proceso, al poder consultar el estado de su petición en cualquier momento. El pasado año, BBVA presentó el servicio de agregación, que permitía a los clientes agregar en su app sus posiciones en otros bancos. Esta funcionalidad permite ahora a BBVA facilitar la gestión de operaciones como la domiciliación de recibos. Más del 50% de las domiciliaciones de recibos que realizan sus clientes se hacen online. En el último año, gestionó la domiciliación de 230.000 recibos.

Fuente: Cinco Días