El candidato se presenta como un «chico de barrio», que ha dedicado su vida a ser servidor público y a luchar contra la corrupción

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

El candidato de Cs a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Edmundo Bal, ha definido a su formación como «antídoto del populismo» y ha asegurado que tras las elecciones autonómicas del 4 de mayo no gobernarán «ni Podemos, ni Vox ni ‘Mas Podemos’ o ‘Podemos Mix’ (como ha calificado a Más Madrid».

«Es muy serio lo que nos jugamos. Vengo a frenar a los extremos e imponer el sentido común. Eso es lo que os puedo prometer, que lo voy a dar todo. No voy a dejar de emplear un segundo de mi vida en pensar en vosotros», ha arengado Bal a los simpatizantes que se han congregado este sábado en la madrileña plaza de Santa Ana para asistir a la presentación de la candidatura ‘naranja’.

Bal ha estado arropado por la presidenta nacional del partido, Inés Arrimadas, la vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís, y de otros cargos del partido como el ‘número 3’ de la lista y portavoz de la Asamblea de Madrid, César Zafra, el exvicepresidente regional Ignacio Aguado, o el exconsejero de Transportes y expresidente regional Ángel Garrido.

Asimismo, ha reivindicado el trabajo de sus compañeros de partido durante esta legislatura y los logros de consejerías como Políticas Sociales, Transportes y Cultura.

«Queríamos que el Metro abriera 24 horas en Filomena, que los servicios públicos funcionaran bien, queríamos que la Sanidad funcionara bien… Pero alguien decidió que había llegado el momento de intentar una mayoría absoluta. Ya os digo que no la va a conseguir porque está Cs aquí, está Cs», ha lanzado Bal en referencia al adelanto electoral convocado por la presidenta regional y candidata de PP a los comicios, Isabel Díaz Ayuso.

Al hilo ha asegurado que «ni Podemos, ni Vox ni Más Podemos» harán que los madrileños «salgan adelante» y que aunque «no se querían las elecciones» en Cs no son «cenizos sino optimistas y de lo malo puede sacarse lo bueno». «Estoy aquí y os veo cómo os brillan los ojos, si con solo presentarme he conseguido algo más de ilusión en Cs, ya he ganado estas elecciones», ha aseverado Bal, quien ha agradecido su apuesta a Aguado, quien dio un paso atrás para que se presentara a la Comunidad el también portavoz nacional del partido.

LA DECISIÓN DIFÍCIL FRENTE A LA FÁCIL

Al respecto, ha asegurado que a lo largo de su vida ha tomado siempre las opciones «difíciles» y «que estaban bien» frente a las «fáciles», desde su entrada en política abandonando la Abogacía del Estado, hasta dando un paso adelante en un momento complicado en Madrid.

«Me toca Madrid y de nuevo el destino caprichoso me pone en una encrucijada, puedo elegir una vida cómoda en el Congreso, un sitio maravilloso que me sigue emocionando cada vez que entro. Que subes a la tribuna y te ves el centro de mundo (…) Podía haberme quedado pero de nuevo tomé la opción incómoda, el camino difícil, pero el correcto», ha proseguido el candidato ‘naranja’.

Bal ha descrito cómo en la región hay quien intenta «desunir» y que Madrid deje de ser un lugar de «paz, valientes y emprendedores» y «repetir lo mismo que pasó en Cataluña».

«Cuando señalas a alguien como malo, todos son malos. En Madrid no hay nadie malo, no se puede hablar de malos o buenos», ha expuesto el portavoz nacional de Cs, quien ha cargado contra aquellos que «no quieren trabajar» y tras dos años en la vicepresidencia segunda del Gobierno central «no han emitido ninguna Ley», en referencia al candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias.

Ha rechazado, asimismo, que se intente, a sus ojos, devolver a Madrid a 1936 o dividir la sociedad entre «fachas y rojos» cuando en verdad hay «gente buena que se levanta a trabajar todas las mañanas», para los que quiere que Cs les devuelva la «esperanza»

Un grupo que ha ejemplificado en las 90.000 familias que tienen a todos sus miembros en paro, a los que están en Expedientes de Regulación Temporal del Empleo (ERTES) y no saben «si van a salir de ellos» o a los pequeños comerciantes y hosteleros.

Precisamente ha pedido a los congregados que mirasen a la gente de las terrazas «charlando con una sonrisa» que no hablan sobre a quién van a votar sino que se preguntan: «¿Cómo está tu padre?, ¿cuándo te toca vacunarte» o «qué planes tienes para cuando acabe la pandemia».

«¿A quién le molesta eso? ¿Hay alguien tan envidioso que no quiere que estemos tranquilos y que Madrid sea una ciudad de paz, concordancia, tolerancia y unión?», ha planteado el candidato, quien ha apuntado a esos valores como los ejes de Ciudadanos.

EN TIEMPOS DE CAMBIOS DE PARTIDO :»¿ALGUIEN ME IMAGINA EN EL PP?»

Tras unas semanas convulsas con miembros de su partido como Toni Cantó o Sergio Brabezo cambiándose de formación política, Bal ha preguntado a la audiencia: ¿Alguien me ve a mi en el PP? ¿Diciendo que esto de la corrupción son cosillas del pasado? ¿O en el PSOE haciéndole la pelota a Sánchez? ¿O en otro partido criticando a la Jefatura del Estado?», ha cuestionado, para añadir que está en Ciudadanos porque es de Ciudadanos.

Al hilo, ha reivindicado el momento en el que dio el paso a la política, tras ser destituido por el Gobierno como jefe de lo Penal de los servicios jurídicos del Estado al oponerse a no acusar a los líderes del ‘procés’ de rebelión.

«No lo dudé un segundo, dije que no lo iba a hacer. He pensado mucho en ese momento. Ese miércoles, que quedará siempre en mi cabeza. Pensando que hubiera sido fácil decir que sí y luego llenarme de excusas como muchos. Pero no se puede dar un paso atrás. No se puede. Hubiera sido lo injusto, incorrecto y engañar a los españoles», ha defendido.

Es por ello que se ha presentado como un «servidor» que ha dedicado su vida a los «intereses generales» y a buscar «soluciones a los problemas de los españoles», pero también como un «chico de barrio» nacido en Huelva que se mudó a la capital con su familia, donde vivió en Cuatro Caminos, estudió en sus colegios y en la Universidad Complutense de Madrid para luego dedicar su vida a que el «dinero público se destine a Sanidad, Educación, carreteras o dependencia» y a «pelear contra todo tipo de corrupción, la del PP, el PSOE o la de los Pujol».

«Soy un chico de barrio que se ha dedicado a trabajar y estudiar y al final tener el privilegio de hablaros a vosotros. Alguien que siente Madrid en el corazón», se ha presentado Edmundo Bal dando el pistoletazo de salida a su candidatura para el 4 de mayo.

Fuente: Europa Press