Archivo - Una planta química.

Archivo – Una planta química. – Laia Solanellas – Europa Press – Archivo

Sigue en directo la guerra en Ucrania

El Gobierno de Rusia apunta a «una provocación planeada por parte de nacionalistas ucranianos»

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

Las autoridades de Ucrania han asegurado este lunes haber controlado una fuga de amoniaco «altamente tóxico» detectada en una planta química tras un ataque del Ejército ruso contra la ciudad de Sumy, situada en el noreste del país, en el marco de la invasión desatada el 24 de febrero por orden del presidente ruso, Vladimir Putin.

El Servicio Estatal de Emergencias ha indicado en su cuenta en Telegram que «a las 7.49 horas (hora local), el accidente con emisiones de amoniaco en la región de Sumy ha sido controlado». «Los empleados de la empresa han empezado su trabajo habitual para restaurar el proceso», ha resaltado.

Poco antes, el jefe de la Administración Militar Regional de Sumy, Dimitro Zhivitski, había alertado sobre una fuga en la zona e hizo un llamamiento a todos los residentes en un radio de cinco kilómetros de la planta química para que busquen sótanos o apartamentos en alguna planta baja donde para evitar entrar en contacto con el producto químico.

«El gas, de fuerte olor, es más ligero que el aire. Es necesario dejar el área infectada perpendicular a la dirección del viento, y si no es posible salir del área de infección, procuren refugiarse en sótanos, o plantas bajas», explicó.

El motivo de la fuga ha sido que un tanque con amoníaco ha resultado dañado después de un bombardeo de artillería por parte de las tropas rusos de la planta química de Sumy, según han asegurado autoridades locales a la agencia Ukrinform.

Por su parte, el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Igor Konashenkov, ha apuntado a «una provocación planeada por parte de nacionalistas ucranianos» y ha recordado que el Gobierno ruso «advirtió oficialmente sobre ello hace días».

«No hay amenaza para los residentes de Sumy y las masas de aire se están alejando de la ciudad», ha manifestado, antes de incidir en que «las Fuerzas Armadas de Rusia no han planificado ni están llevando a cabo ataques contra instalaciones ucranianas en las que haya almacenadas sustancias venenosas».

«Las coordinadas de estas instalaciones y los datos sobre las sustancias venenosas almacenadas en el territorio de Ucrania fueron obtenidos cuando capturamos documentación de combate de la Cuarta Brigada de la Guardia Nacional», ha destacado, tal y como ha recogido la agencia rusa de noticias TASS.

En este sentido, ha argumentado que el Gobierno de Kiev es directamente responsable de cualquier posible incidente que tenga lugar en este tipo de instalaciones.

Las autoridades rusas han acusado en repetidas ocasiones durante las últimas semanas al Gobierno de Ucrania y grupos ultraderechistas sobre presuntos preparativos para un ataque químico de falsa bandera contra la población civil.

Fuente: Europa Press