Inversiones en hoteles, amortización de préstamos o participaciones en sociedades: Todo gracias a lo que recibía de la entidad

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

Un informe de Asuntos Internos que indaga en el camino que siguieron los fondos que abonó el BBVA al comisario José Manuel Villarejo por los diferentes encargos que le encomendó, más de 10 millones de euros, revela que el principal encausado de ‘Tándem’ realizó operaciones como la adquisición de participaciones en sociedades mercantiles que no habría podido haber llevado a cabo «sin la concurrencia necesaria de los fondos abonados a CENYT por BBVA».

En el informe, con fecha de 3 de febrero de 2021 y al que ha tenido acceso Europa Press, se apunta que esas operaciones, que cifra en 2,57 millones, fueron ejecutadas con fondos ordenados desde cuentas de la propia CENYT u otras sociedades bajo titularidad real de Villarejo y que las inversiones «tienen su origen en los fondos satisfechos por el cliente BBVA como contraprestación a los proyectos objeto de investigación en la pieza 9» de Tándem.

Así, el informe de la Unidad de Asuntos Internos (UAI) relata por ejemplo que se adquirieron participaciones de la Sociedad Eurosuisse entre 2012 y 2013 por valor de más de 300.000 euros, o que se constituyó una sociedad denominada Premium/Cenyt Salud en 2010 en la que también se acudió a una ampliación de capital.

A la hora de elegir dónde invertir el dinero ganado con sus ‘encargos’ de inteligencia, el comisario no desechó sectores que aparentemente no tenían nada que ver con su negociado, como el hotelero. De hecho compró con CENYT participaciones en Riomar Costa por valor de 240.000 euros, y los agentes dicen que el abono se hizo desde una cuenta en la que había recibido un mes antes un pago de BBVA de 100.000 euros.

Siguiendo el rastro del dinero, la policía encuentra además que hay inversiones en mercantiles como Cenyt Ksur y en Autocobermar, una empresa dedicada a la gestión de aparcamientos públicos en la que invirtieron desde CENYT más de 1,2 millones en 2011.

PRODUCTOS DE AHORRO E IMPOSICIONES A PLAZO

Si bien el propio Villarejo rehusaba esta misma mañana en declaraciones a los medios contestar sobre la fortuna que podría haber amasado durante años de actividad, según el informe de Asuntos Internos tampoco le hizo ascos a las inversiones en productos de ahorro e imposiciones a plazo. Y apuntan que la recuperación o retorno de esas inversiones hacia cuentas corrientes o de ahorro le permitió «la canalización de los fondos en diversas direcciones».

A la par que invertía con el dinero recibido por BBVA, el comisario, siempre según informe de la policía, aprovechaba que entraba dinero en la caja para ir amortizando cuotas de prestamos bancarios que tenía, y en concreto, destinó a tal fin más de 700.000 euros. Así, por ejemplo, pudo pagar varias fincas, plazas de garaje y locales en Estepona (Málaga).

Parte de los abonos de BBVA que fueron a caer en cuentas de CENYT se convirtieron en efectivo. La operativa se hacía cargando cheques contra cuentas donde se recibía el dinero de la entidad y cobrando los mismos en efectivo por la propia mujer de Villarejo, la también imputada en Tándem Gemma Alcalá.

Entre las inversiones del Grupo CENYT también están los activos inmobiliarios, y la provisión de fondos a empresas del propio conglomerado empresarial o de algunas que estuvieran vinculadas. Esos movimientos entre sociedades que pertenecían realmente al propio comisario, se hacían bajo fórmulas de préstamos o pagos de facturas desde la matriz.

LA OCULTACIÓN DE ACTIVOS Y EL ORIGEN DE LA PIEZA 9

Precisamente este miércoles, en el auto por el que el juez instructor Manuel García-Castellón acordaba su puesta en libertad, se apuntaba que se han asegurado las responsabilidades civiles del investigado y que por tanto disminuía el riesgo de ocultación de activos.

Añadía el magistrado que por lo tanto se daba la posibilidad de acordar medidas «menos gravosas e igualmente efectivas» para garantizar su presencia en el proceso, «atenuando los indicadores de riesgo que señala el fiscal en su informe». Cabe recordar que el Ministerio Público mantuvo que había riesgo de fuga.

En esta pieza 9, se indaga en los trabajos del comisario para el BBVA, y la investigación se inició a instancias de la Fiscalía Anticorrupción a raíz de una denuncia que hablaba de la existencia un plan –denominado proyecto «Pin»–, que «habría tenido por objeto que Villarejo espiara a Luis Pineda (presidente de la asociación de usuarios de banca Ausbanc) a cambio de recibir del BBVA unos 500.000 euros anuales durante varios semestres mientras Villarejo era funcionario policial en activo».

Así se señalaba en un auto del juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón de diciembre de 2018 que obra en el sumario de esta pieza, al que tuvo acceso parcial Europa Press, y en el que se añadía que la finalidad de dicha contratación sería la de destruir la reputación de Pineda –quien se sienta actualmente en el banquillo acusado de extorsionar a entidades bancarias, entre ellas el BBVA– y, posteriormente, servirse de la unidad especializada en delitos económicos de la Policía Nacional, la UDEF, para presentar una denuncia anónima que diera lugar a su detención.

Fuente: Europa Press