La apertura del AVE a la competencia, fijada para el 14 de diciembre de 2020, llega con la oferta de un 60% de capacidad adicional a la que ya utiliza Renfe. El Ministerio de Fomento, la CNMC y los potenciales rivales del operador público para el transporte de pasajeros han recibido ya, de manos de Adif, el borrador de la Modificación de la Declaración sobre la Red para 2019. El documento es esencial en el proceso de entrada de competencia en los servicios comerciales de tren por cuanto contiene la oferta de capacidad sobre la red del AVE y demás servicios de larga distancia.

Adif pretende tener el documento en firme el 1 de julio, detallando el sistema de adjudicación de capacidad para hacer efectiva la entrada de operadores en competencia con Renfe el 14 de diciembre de 2020. Durante todo el mes de julio la empresa que preside Isabel Pardo de Vera recibirá las peticiones de los potenciales operadores ferroviarios, y el 31 de octubre deberán ser resueltas estas demandas.

La empresa pública se ha movido en el marco que permite el Reglamento UE 2016/545 y ha optado por incrementar el citado 60% la capacidad respecto a lo que Renfe ocupa actualmente. Esto supone pasar de 119 circulaciones por sentido y día a un nuevo techo de 189 circulaciones. El modelo, que comenzó a ser contestado la semana pasada por el gigante francés SNCF, también responde al proceso de consultas que Adif ha mantenido con las empresas interesadas.

Tres ejes y otras tantas opciones de servicio

Los ejes abiertos a la competencia son el Madrid-Barcelona-Frontera Francesa y Valencia-Barcelona; el Madrid-Levante, y el Madrid-Toledo-Sevilla-Málaga. Quedan por ofertarse, mientras concluyen las obras de construcción, tanto el AVE a Galicia como el AVE al País Vasco.

En el documento de Adif se detalla que habrá tres opciones (A, B y C), o tipos de paquete al alcance de los operadores, en función del número de surcos o circulaciones por día previstas. Estos paquetes están sujetos a acuerdos de diez años, con lo que Adif opina que, como mínimo, «puedan operar de forma óptima al menos tres empresas ferroviarias», cita la empresa en un comunicado. La puesta en juego de distintas altarnativas busca dar cabida a distintos planteamientos empresariales o comerciales, como es el de la esperada entrada de una oferta de viajes low cost.

En el primer eje, el paquete A comprende 48 circulaciones diarias (tres trenes por hora y sentido); el B incluye 16 servicios por jornada (un tren por hora y sentido), y el C, un total de cinco (un tren cada tres horas en cada sentido). El corredor Madrid-Frontera Francesa soportaría 69 tráficos al día, desde la media de 43 en la actualidad, lo que implica una subida del 60%.

En el corredor a Levante o segundo eje, Adif propone 32 circulaciones para el paquete A (2 trenes por hora y sentido); 16 servicios para el B (un tren por hora y sentido), y cuatro trenes al día en cada sentido para el paquete C. Se pasaría de este modo de 37 a 52 circulaciones, con un alza del 40%.

El tercer eje, Madrid-Toledo-Sevilla-Málaga, sale con 48 circulaciones en la modalidad A (3 trenes por hora y sentido), 16 en la B (1 tren por hora y sentido), y 16 en la C (4 trenes al día y en cada sentido). En este caso, las 68 circulaciones diarias suponen un incremento del 70% en la capacidad utilizada en la actualidad.

Desde Adif se ha explicado que los acuerdos marco a diez años vista, para los que se reserva un 70% de la capacidad total, pueden quedar desiertos si las peticiones de los operadores no superan el 65% de la capacidad ofertada. En este caso, la empresa dependiente de Fomento buscaría la coordinación entre candidatos o lanzaría una nueva oferta de capacidad marco.

Nuevos conceptos y reglas para el reparto de horarios

La liberalización del AVE y demás servicios de larga distancia, que hoy presta Renfe en solitario, incluye nuevos conceptos como el de las líneas especializadas, estaciones coordinadas e instalaciones congestionadas.

Las primeras priorizarán el tráfico de alta velocidad, deberán tener una longitud superior a los 380 kilómetros y soportar la circulación a más de 300 kilómetros por hora.  Entran en esta clasificación de líneas especializadas la Madrid-Sevilla, la Madrid-Barcelona o las bifurcaciones Albacete-Alicante y Torrejón de Velasco-Valencia.

Las estaciones coordinadas con aquellas en las que se prevé una alta exigencia de ocupación de estacionamiento en las vías: Puerta de Atocha y Chamartín en Madrid, Valladolid, León, Zamora, Zaragoza Delicias, Lleida, Barcelona Sants, Figueres, Valencia, Alacant, Sevilla Santa Justa y Málaga María Zambrano. Los distintos operadores tendrán que declarar ante Adif sus necesidades de tiempos de ocupación y la longitud de sus trenes.

Y en la red se subraya la existencia de seis estaciones y una línea congestionadas con la apertura de las mismas a la competencia. Las estaciones son las de Atocha, Chamartín, Sants, Sevilla Santa Justa, Puertollano y Alacant Terminal. También se espera congestión en la línea entre Madrid y La Sagra para los tráficos entre la capital y Toledo.

Fuente: Cinco Días