Las actividades no esenciales podrán cerrar a las 22.00 horas y el 23 de diciembre abrirán las estaciones de Formigal, Cerler y Javalambre

ZARAGOZA, 12 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Aragón permitirá la movilidad entre las tres provincias aragonesas a partir del 21 de diciembre y ampliará el horario y los aforos de la hostelería, la restauración y otros sectores desde el martes de la semana próxima, 15 de diciembre. La Comunidad pasa del nivel de alerta 3 agravado a 3.

Lo han anunciado este sábado, en rueda de prensa, el presidente, Javier Lambán, y la consejera de Sanidad, Sira Repollés, quienes han recalcado que la movilidad con otras comunidades autónomas solo está autorizada del 23 al 26 de diciembre y del 30 de diciembre al 2 de enero.

Las actividades no esenciales podrán cerrar, a partir del día 15, a las 22.00 horas y los bares y restaurantes podrán abrir el interior de sus establecimientos con un 30 por ciento de aforo y tener las terrazas al cien por cien. Los salones de juego y casas de apuestas podrán abrir su interior con el 30 por ciento de aforo.

Además, los gimnasios y centros deportivos podrán abrir con un 30 por ciento de aforo utilizando todos la mascarilla y las actividades culturales tendrán un aforo del 50 por ciento, cerrando también a las 22.00 horas. El toque de queda continúa de 23.00 a 6.00 horas, excepto para la noche del 24 y 31 de diciembre, que se amplía hasta las 1.30 horas.

No habrá «ningún inconveniente» para la práctica del esquí, aunque en las instalaciones se aplicarán las medidas anunciadas para sectores como la hostelería y el comercio. Lambán ha avanzado que Aramón está en disposición de abrir el 23 de diciembre «de manera limitada» las estaciones de Formigal, Cerler (Huesca) y Valdelinares (Teruel).

El presidente ha hecho notar que «es dudoso que la decisión sea acertada desde el punto de vista de la rentabilidad económica porque no pudiendo venir a esquiar desde Valencia, Cataluña, Madrid, Navarra y País Vasco, la rentabilidad es muy dudosa, por no decir imposible».

«Con mucha seguridad las estaciones generarán pérdidas», pero tanto el Gobierno de Aragón como Ibercaja, los dos socios de Aramón, la empresa mixta que gestiona la mayoría de las estaciones, han tenido en cuenta otros factores, como el mantenimiento del empleo y la actividad en los valles, en atención a la «rentabilidad social».

El turismo con guía se podrá realizar en grupos de diez personas en interior y exterior, y los mercadillos y ferias podrán abrir bajo supervisión municipal, siempre al aire libre y con control de aforos.

Por otra parte, Lambán ha celebrado la «positiva» evolución de la escuela pública y concertada, avanzando que a la vuelta de las vacaciones de Navidad podrá restablecerse la presencialidad en ESO y Bachillerato.

Repollés ha recordado que «hay 2.500 personas que ya no nos van a acompañar, en Aragón habrá 2.500 familias a las que les faltará alguien en la mesa», es decir, que «tenemos 2.500 razones para ser responsables y respetuosos». También ha señalado que «cada vez nos falta menos para volver a la normalidad».

MEDIDAS REVERSIBLES

«Si la situación sanitaria empeorara estas decisiones podrían ser reversibles», ha advertido, quien ha resaltado que «todo obedece a la evolución de la pandemia, de los indicadores» sanitarios, y ha añadido que al Gobierno de Aragón no le temblará el pulso si tuviera que tomar medidas más restrictivas.

Lambán ha hecho un llamamiento «a la responsabilidad y al buen comportamiento, que todos sean conscientes de que el futuro sanitario de la comunidad depende de su conducta individual», también a que los jóvenes sean conscientes de que, aunque la mayoría de ellos puedan ser asintomáticos sin enferman de COVID-19, «la pueden contagiar a sus padres y abuelos con efectos literalmente letales».

En este contexto, «estas navidades no van a ser como las que hemos vivido siempre» porque «si queremos que las de 2021 sean como siempre, estas tienen que ser absolutamente restringidas, limitadas al núcleo familiar más estrecho e íntimo» porque en caso contrario, «si incurrimos en comportamientos frívolos», el sacrificio realizado por muchos sectores «no habrá servido de nada».

COORDINACIÓN

En su intervención, Javier Lambán ha resaltado que España tiene «la mejor situación epidemiológica» junto con Irlanda de toda la UE, lo que a su juicio se debe, fundamentalmente, a «la cooperación de todas las instituciones, de los ciudadanos y el tejido productivo», insistiendo en «reconocer el papel fundamental que han tenido las comunidades autónomas en el combate contra el virus».

«Las comunidades tienen la competencia de sanidad y, frente a informaciones u opiniones malintencionadas, han estado a la altura de las circunstancias, como demuestra el hecho de que España esté ahora en una buena situación», llamando la atención sobre «la coordinación creciente entre todas» las regiones, ejemplo de lo cual –ha dicho– es la reunión que este viernes ha mantenido con sus homólogos de Castilla-La Mancha y Castilla y León, también que varias comunidades están tomando decisiones parecidas o idénticas.

«Ante el desafío de la Navidad ha habido una respuesta muy parecida y es bueno que los ciudadanos sepan que el Estado autonómico ha sabido responder», ha continuado Lambán, quien ha reivindicado al sistema sanitario aragonés, tanto los profesionales como los responsables del Departamento que dirige Repollés, haciendo notar que «hay una dirección, una planificación que desde el primer día de la pandemia está funcionando de manera plenamente satisfactoria».

Javier Lambán ha aseverado que «la política no ha intervenido en la toma de decisiones» y ha actuado siempre «atendiendo a imperativos sanitarios, respetando escrupulosamente las directrices de Sanidad, y esto es lo que vamos a seguir haciendo a partir de ahora».

Aragón es la única región que ha legislado frente a la pandemia -el pasado 3 de diciembre–, lo que ha permitido «sortear obstáculos para aplicar medidas y hacer lo que había que hacer en cada momento», ha dicho.

PROFESIONALIDAD

El jefe del Ejecutivo autonómico ha expresado su asombro por «la profesionalidad, la capacidad de planificación, el conocimiento de la situación al minuto y la inteligencia para dar las respuestas adecuadas» por parte de los responsables del Departamento y ha lamentado que «a veces se juzga con mucha injusticia a Sanidad y se olvida que Aragón ha atravesado la situación más complicada de todas las comunidades», en alusión a los brotes del pasado verano, que anticiparon la segunda oleada de la COVID-19.

«Aragón no ha tenido tregua», ha continuado Javier Lambán, quien ha subrayado que ahora «los datos no dejan de ser preocupantes, pero son los que tienen la práctica totalidad de las comunidades». Ha pedido no incurrir en la «frivolidad» al juzgar la gestión.

También ha dicho que «todos los consejeros han estado al lado del Departamento de Sanidad, teniendo claro que no había que escatimar recursos y que había que invertir lo necesario para hacer frente a la pandemia y tomar decisiones por difíciles que resultaran», recalcando que el Ejecutivo se ha visto obligado a tomar decisiones «perjudiciales» para algunos sectores económicos, pero eran «inevitables» para preservar la salud pública.

HOSTELERÍA

El presidente aragonés ha apuntado que el Ejecutivo ha concedido ayudas directas a la hostelería y la restauración por no menos de 11 millones de euros y 53 en avales y préstamos, cantidades «insuficientes» y ha abogado por complementarlas el próximo mes de enero.

Ha mostrado su «admiración y respeto» por muchos profesionales del sector, que «han ido salvando bastante bien la situación», aunque toda la Comunidad debe «echar una mano». Ha apuntado que las competencias de este sector no son «ni mucho menos» exclusivas de la DGA y que «todas las instituciones tienen que arrimar el hombro».

Fuente: Europa Press