Repsol propondrá a sus accionistas la renovación de Antonio Brufau como presidente para los próximos cuatro años en la próxima junta general que se celebrará el día 31 de mayo. Una vez acabado ese periodo, el ejecutivo de Mollerussa dejará el cargo, según se recoge en la convocatoria de la citada junta. Brufau, que cuenta en la actualidad con 71 años, ha sido presidente del grupo petrolero desde 2004.

MÁS INFORMACIÓN

El consejero delegado y delfín para ocupar su cargo dentro de cuatro años, Josu Jon Imaz, de 55 años, también será renovado otros cuatro años como consejero, ya que a los dos les vence el mandato. En la misma tesitura están José Manuel Loureda, que repesenta a Sacyr, y los independientes John Robinson West y Henri Philippe Reichstul.

Sin embargo, Luis Carlos Croissier y Ángel Durández no podrán renovados ya que cumplen 12 años como consejeros independientes y los estatutos nos permiten más para los consejeros independientes. Su salida será aporvchada por la empresa para incorporar dos mujeres (Aránzazu Estefanía Larrañaga y de María Teresa García-Milà Lloveras), con lo que alcanza el 33% de los 15 consejeros que formarán el máximo órgano de administración de la compañía. 

Brufau llegó al cargo en representación de La Caixa y tras pactar con el Gobienro de José Luis Rodríguez Zapatero, recién llegado a La Moncloa, el relevo del entonces presidnete de la petrolera, Alfonso Cortina, que había sido nombrado por el PP. Precisamente bajo el el mandato de este, en 1999 Repsol entró en la firma argentina YPF, de la que fue exporpiada por el Ejecutivo de Cristina Kichner en 2012. Precisamente, Repsol ha decidido abandonar la Bolsa argentina hace escasas fechas. La salida de YPF obligó a la Repsol de Brufau a buscar alternativas en otros mercados y los encontró en Canadá con la compra de Talisman.

Por su parte, Imaz fue nombrado consejero delegado del grupo en 2014. Anteriormente, en 2008 entró en el grupo como presidente ejecutivo de Petronor, filial de Repsol, y en 2010 asumió la dirección de la Unidad de Nuevas Energías con el objetivo de identificar oportunidades, promover proyectos y llevar a cabo iniciativas de negocio en ámbitos como la bioenergía y las energías renovables aplicadas al transporte. En 2012 se incorporó al Comité de Dirección como director general del Área Industrial y Nuevas Energías.

Dividendo

En la Junta General Ordinaria de Accionistas del próximo 31 de mayo se someterán a la aprobación de los accionistas las cuentas anuales consolidadas y el Informe de gestión correspondientes a 2018, ejercicio en el que se obtuvieron los mejores resultados de los últimos ocho años, con un beneficio neto de 2.341 millones de euros. 

Además, el consejo de administración ha aprobado también proponer a la Junta una retribución al accionista equivalente a unos 0,525 euros brutos por acción, a través del programa Repsol Dividendo Flexible y en sustitución del dividendo complementario del ejercicio 2018. Esta retribución se suma a la que la compañía aprobó, como parte del mismo programa y en sustitución del tradicional dividendo a cuenta de 2018, por un importe equivalente a unos 0,425 euros brutos por acción, por lo que la retribución total al accionista aumentará hasta el equivalente a los 0,95 euros por acción, un 5,56% superior a la del ejercicio anterior. En la actualidad, el principal accionista de Repsol es Sacyr, con el 7,7%. La Caixa, que fue matoritaria, ha reducido su presencia al 4,7% y ha anunciado que se irá. Temasek posee el 3%.

La compañía prevé incrementar el dividendo hasta situarlo en un euro por acción en 2020, según establece el plan estratégico 2018-2020 de Repsol. Además, el Consejo propondrá a la Junta General de Accionistas una reducción del capital social, mediante la amortización de acciones propias, por un volumen equivalente a los títulos que se emitan en 2019 con motivo de los scrip dividend.

El Consejo también propondrá a la Junta mantener el programa de scrip dividend como fórmula de retribución al accionista, permitiéndole decidir si prefiere recibir parte o la totalidad de su retribución en efectivo o en acciones liberadas de la compañía. En este sentido, se someterán a la aprobación de los accionistas dos ampliaciones de capital liberadas necesarias para continuar con el Programa “Repsol Dividendo Flexible”.

Fuente: El País